Agredieron a un diputado húngaro cuando lo echaban de la televisión pública

Miles de húngaros salen por cuarto día a las calles a protestar contra Viktor Orbán.

Ákos Hadházy, un diputado húngaro independiente, fue agredido físicamente este lunes por agentes de seguridad de latelevisión pública húngara MTV que lo sacaron a la fuerza del edificio donde se encontraba desde anoche pidiendo que se leyera una petición de la manifestación del domingo contra el Gobierno.

El incidente fue filmado y transmitido en las redes sociales en directo por la legisladora Bendett Szél (independiente), que se encontraba asimismo en la sede de MTV, junto a otros seis parlamentarios magiares y eurodiputados.

Hadházy pretendía encontrar a algún editor con quien pudiera negociar, pero el personal de seguridad le imposibilitó el paso, lo empujó y, después de que el agredido cayera al suelo, lo llevó fuera del edificio. Las imágenes muestran cómo también Szél es empujada fuera de la sede cuando acude para intentar ayudar a su colega.

Los diputados opositores que participaron en las protestas de los últimos días contra las políticas del Ejecutivo conservador del primer ministro, el nacionalista Viktor Orbán, resaltaron hoy que, debido a su inmunidad parlamentaria, los agentes no tienen derecho ni siquiera a “tocar” a un legislador.

El texto que Hadházy quería que fuera leído en vivo pide la anulación de la llamada “ley de esclavitud”, que aumenta de 250 a 400 el número máximo de horas extras permitidas por año, con lo que ciertos empleados podrían verse obligados por sus jefes a trabajar seis días por semana.

Además, reivindica la independencia de la Justicia y de los medios de comunicación, así como la adhesión de Hungría a la Fiscalía Europea y una reducción de las horas extraordinarias para los policías.

La aprobación el pasado miércoles de citada ley desató una inusitada ola de multitudinarias protestas ciudadanas y anoche, en su cuarta jornada, miles de manifestantes se dirigieron, tras una marcha por el centro de la capital, a la sede de MTV.

Numerosas medidas adoptadas por el Gobierno de Orbán son objeto de duras críticas de dentro y fuera del país, de la Unión Europea (UE) y activistas defensores de los derechos humanos, por considerar que socavan los fundamentos de la democracia y el Estado de Derecho.

“Ley de esclavitud”

Miles de húngaros participaron el domingo en la cuarta jornada de una serie de manifestaciones contra las políticas del primer ministro, así como contra una polémica ley laboral aprobada recientemente. Sindicatos y partidos políticos de oposición movilizaron a unas 10.000 personas, muchas de ellas con alguna prenda blanca como símbolo del carácter no violento de la marcha.

La chispa de estas protestas fue la polémica reforma“ley de esclavitud”, que fue aprobada en una sesión llena de incidentes en la que los diputados opositores trataron de imposibilitar el voto haciendo sonar pitos y sirenas. La ley permite además a los empleadores abonar esas horas extra hasta 36 meses después de haber sido trabajadas.

“No seremos esclavos”, “Fuera Orbán”, “Feliz Navidad sin Orbán” o “Estamos hartos”, fueron algunas de las frases que los manifestantes gritaban mientras cruzaban el centro.

 

 

Comentar
- Publicidad -