El Gobierno busca aprobar esta semana la ley antibarras

El proyecto será debatido este martes en Diputados y al día siguiente en Senadores. No obstante, el oficialismo aún negocia con el resto de los bloque para lograr consenso.

El Gobierno busca aprobar, antes de fin de año, el proyecto de ley sobre barrabravas, que se convirtió en una prioridad luego de los incidentes en lo que debía ser la final del Superclásico entre Boca y River.

Para ello, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, anunció la semana pasada la extensión de las sesiones extraordinarias hasta el 28 de diciembre para posibilitar que el proyecto de ley pueda ser tratado y votado y pueda ser aplicado durante los amistosos de verano.

La primera cámara en tratarlo sería Diputados este martes desde las 12.30, junto a otro grupo de proyectos, entre ellos el de reforma del financiamiento de los partidos políticos.

Si bien Bullrich destacó que se ha “avanzado con programas” como Tribuna Segura y Listas de Admisión, justificó la necesidad de una nueva normativa ya que “falta combatir los delitos en los partidos“, con la posibilidad de encuadrarlos “de un modo penal y no como una contravención”.

La ley antibarras obtuvo dictamen favorable el jueves pasado horas antes de su votación, aunque tenía observaciones tanto de la oposición como del propio oficialismo. Si bien Cambiemos fue receptivo en el dictamen a sugerencias de otros bloques, lo que trascendió es que el texto sufrirá más cambios, que se terminarán de pulir en las próximas horas antes de iniciar el debate en el recinto.

El proyecto contra las barrabravas tipifica bajo la figura del “Accionar de grupo“ a “la asociación o grupo de tres o más personas que esté destinado a cometer con habitualidad” los delitos asociados a las prácticas barrabravas, y se les aplica una pena de prisión de 2 a 8 años a quienes pertenecieran a esos grupos. Para los jefes, organizadores o quienes contribuyesen con el financiamiento de estos grupos, la pena mínima establecida es de cuatro años.

Te puede interesar
Cristina Kirchner rechaza el acuerdo que propone el Gobierno

Además, se contemplan condenas de 2 a 6 años para quien “tuviere en su poder, introdujere, guardare o portare armas de fuego o artefactos explosivos sin la debida autorización”.

Mientras que en el caso de objetos cortantes, instrumentos contundentes, artefactos químicos, de pirotecnia, inflamables, asfixiantes o tóxico, se estipulan penas de entre seis meses y dos años.

Por otra parte se asignan penas de entre dos a seis años de prisión a las agresiones o intimidaciones grupales, “elevándose a ocho años la pena máxima si se emplearen armas de fuego”.

La sanción prevista por la entrega de entradas a barrabravas por parte de dirigentes o futbolistas es una pena de prisión de entre uno a tres años, mientras que el ingreso a personas sin entrada lleva una pena de uno a seis meses, y de seis meses a dos años si dichas personas son barrabravas.

En cuanto a la venta de entradas falsas, la pena estipulada es de entre seis meses a dos años, y de dos a ocho años ocho si el delito fuera cometido por dirigentes, deportistas del club en cuestión o barrabravas.

El proyecto de ley también aborda otras problemáticas colaterales como los abusos de los “trapitos” o cuidacoches que lucran sin autorización en un radio de dos kilómetros a la redonda del estadio. Las penas fijadas van de uno a seis meses de prisión, y de dos a cuatro años si el pedido de dinero por el cuidado del vehículo “se desarrollare con exigencia de una suma de dinero, fija o variable”.

Comentar
- Publicidad -