Asaltantes encañonan a dueños de almacén de barrio y se llevan la caja registradora con la recaudación

Dos ladrones se llevaron la caja registradora con la recaudación de un almacén tras encañonar a su propietario, a la mujer y a un cliente, en un robo a mano armada que hubo anteanoche en el barrio Corradi, al oeste de la ciudad. “No sé si voy a poder seguir; me partieron al medio”, dijo después a este diario el comerciante, al asegurar que la plata que le sustrajeron era para reponer mercadería y pagar deudas del negocio.

Trelew (Agencia)Mauro estimó que le llevaron entre 4.500 y 5.000 pesos, dijo que hace más de cinco años que tiene el mercado y reveló entre otras cosas que todavía está convaleciente de un infarto de miocardio que sufrió. Se lo veía abatido, aunque agradeció que los delincuentes no le hicieron nada ni a él ni a su mujer.

El hecho sucedió después de las 22 en un local comercial que está situado en la calle Ecuador al 2500 y mientras la policía se encontraba en el lugar, interrogándolo a Mauro, a su mujer y a la otra víctima del asalto, en las inmediaciones se escucharon varios tiros.

“Estaba con mi señora, habíamos trabado la puerta y aparecieron los delincuentes; uno la destrabó y entraron (esgrimiendo las armas)”, contó el almacenero. “Me manotearon la caja registradora, me sacaron la plata que tenía en los bolsillos y se fueron”, agregó.

Te puede interesar
Finaliza hoy otra edición del “Patagonia Viva”

Se le preguntó si ambos andaban armados y confirmó que sí. Afirmó que ninguno ocultó el rostro, que cometieron el atraco “a cara descubierta” y cuando se le consultó si había conocido a alguno respondió: “No. Nunca los había visto, y no creo que sean del barrio”, dudó.

¿Cómo es este sector de noche? ¿Peligroso? Se le volvió a preguntar. “Y sí, uno trata de tener trabado, pero si no destrabás la puerta te pueden pegar un tiro a través del vidrio. Uno no sabe cómo actuar”, confesó.

Luego contó que mientras los maleantes lo tenían encañonado y se apoderaban de la caja registradora, “justo vino un cliente a comprar y lo introdujeron al negocio apuntándolo con las armas, manotearon todo lo que se querían llevar y se fueron”, añadió.

Finalmente, cuando se le pidió una cuantificación del dinero que le habían robado consignó: “Y en la caja habría más o menos mil pesos, pero con lo que me sacaron a mí habrán sido en total unos 4.000 o 5.000 pesos”. Al concluir calculó que los asaltantes tenían entre 18 y 20 años y aseguró que no los vio nerviosos. Que actuaron rápido y fríamente.

 

 

Comentar
- Publicidad -