Dos heridos graves en tiroteo por droga frente a un centro de salud y a una escuela en barrio de Trelew

Fue ayer en el barrio Etchepare, en la zona sur de la ciudad y hasta anoche había cuatro demorados, entre ellos una joven mujer y tres armas secuestradas, además de cocaína y marihuana.

Trelew (Agencia) Dos jóvenes resultaron heridos de varios balazos al tirotearse en el patio de una vivienda con un supuesto “transa”, al que le habrían querido sacar un kilo de marihuana: Esa es la principal hipótesis que tiene la policía del enfrentamiento a tiros que se registró ayer a la mañana en el barrio Etchepare de Trelew, enfrente de un centro de salud que a esa hora estaba colmado de gente y a metros de una escuela primaria en donde había chicos jugando en el patio.

Según algunos vecinos, se oyeron entre 10 y 20 disparos y la policía, por su parte, se llevó a al menos cuatro personas demoradas de la casa que habría sido el epicentro de la balacera, le secuestró dos armas de fuego de grueso calibre a los heridos y el auto Volkswagen Gol gris de uno de ellos, en el que habrían llegado al lugar. Sostienen los investigadores que el fantasma del narcotráfico sobrevuela el caso.

Los baleados fueron alcanzados por varios disparos. Uno tenía dos tiros y era el que más grave estaba. El otro recibió al menos cuatro impactos; la gran mayoría, en la zona baja del cuerpo.

El violento suceso se produjo alrededor de las ocho de la mañana en una vivienda de la calle Cambrin casi Artigas y entre las personas demoradas estaría el o los autores de los disparos. A los heridos, que tienen 18 y 20 años, respectivamente, les incautaron dos pistolas 9 milímetros y los investigadores determinaron después que una de esas armas era la que le había robado a un conocido abogado de la zona, en el mes de septiembre. De la otra, hasta anoche, no se tenía información fehaciente pero también podría ser mal habida.

Uno de los baleados tiene al hermano preso por dos homicidios y el otro había presentado hace poco un “habeas corpus” ante un juez denunciando persecución policial.

Está involucrado en un crimen que hubo hace meses en las Mil Viviendas de Trelew; el de Iván Odriozola, un joven al que le atacaron el departamento a balazos por un presunto “ajuste de cuentas” y algunos de esos disparos le terminaron segando la vida. La policía en esa ocasión –casualmente– secuestró unas veinte vainas servidas de calibre 9 milímetros y 11.25 con las que los asesinos dispararon contra el domicilio de Odriozola y después hacia él.

Este chico –el más joven de los baleados ayer– anda todavía con una ano-contranatura por las secuelas que le produjo un tiro que le dieron en la zona abdominal a principios de año, cuando fue atacado a balazos en la calle, a metros de su vivienda, en un hecho “confuso” que nunca pudo ser aclarado por la policía.

Los demorados por la balacera en Etchepare son tres varones de 23, 24 y 20 años, y una mujer de 21 que increíblemente andaba con su bebé de un año y seis meses en los brazos. A esta joven le encontraron porros de marihuana en la cartera cuando la requisaron antes de ser trasladada a la Comisaría.

Te puede interesar
Barría presentó dictámenes judiciales ante Hacienda de Nación y ENARGAS

Conmoción

Los vecinos hablan de conmoción y mucha preocupación por el tiroteo, en un sector del barrio Etchepare que, aseguran, era tranquilo. Una mujer que trabaja en el centro de salud que queda al frente de la casa en donde se produjo la balacera contó: “Se escucharon las detonaciones y todo el mundo empezó a los gritos. Nosotros nos corrimos de las ventanas porque justo estábamos limpiando”.

La testigo aseguró que fueron “muchísimos los disparos” y que en ese momento en el centro asistencial había mucha gente. “Pensábamos que era pirotecnia”, dijo y al consultársele qué pensaba de lo ocurrido respondió que le llamaba mucho la atención: “Más a esta hora, nunca había pasado”, agregó todavía asustada.

El jefe de la Comisaría interviniente por su parte al hablar con este diario en el lugar del hecho, contó que la primera patrulla policía arribó respondiendo un requerimiento de varios vecinos que denunciaron telefónicamente que se escuchaban detonaciones de armas de fuego.

“Se acercó una recorrida y observaron a dos sujetos tirados en la vereda con armas de fuego”, describió el comisario Villagrán. “Los heridos fueron inmediatamente trasladados al hospital y tenían varios disparos”, acotó. “Se presume por los indicios que hay en el lugar que ha habido un enfrentamiento y tenemos a unas personas demoradas que fueron trasladadas a la dependencia policial para esclarecer lo ocurrido”, dijo y subrayó: “Lo que sí, la balacera fue a metros de una escuela y de un centro de salud en donde había mucha gente, podría haber sido peor; por suerte no tenemos que lamentar más víctimas”, agradeció.

Unos muchachos que estaban trabajando en esa calle y que salían de la Asociación Vecinal que queda ahí cerca aseguraron que oyeron al menos veinte detonaciones. “Y después vimos a los dos que estaban tirados, todo ensangrentados”, confirmó uno de ellos. “Acá en el barrio siempre fue tranquilo, jamás pasó algo así”, acotó.

Estos testigos hablaban de un sujeto de remera verde al que vieron salir escapando de la escena del hecho, del que sospecharon que podría ser quien les disparó a las víctimas, pero la policía aduce que ese individuo es uno de los que está demorado.

Allanamiento, droga y otra arma

La policía ayer a la tarde allanó la casa de la balacera y ahí encontró otra arma de fuego que habría estado vinculada al tiroteo. Se trata de una pistola Bersa que hallaron tirada en el patio donde se habría desencadenado el enfrentamiento. En el auto Volkswagen Gol –por su parte– incautaron una pequeña cantidad de cocaína y se especulaba que en el domicilio había más droga. Se hablaba de “un ladrillo” de marihuana.

El procedimiento empezó alrededor de las 18 y continuaba aún al cierre de esta edición, por lo que no se conocieron los resultados finales.

Comentar
- Publicidad -