Continuará presa la mujer que atacó a su expareja con una botella rota

Por un hecho acontecido el pasado 1 de diciembre del presente se concretó en los tribunales penales del barrio Roca la audiencia de revisión de la prisión preventiva solicitada por la defensa de la imputada Ana Lepio.

El defensor solicitó la libertad de su pupila; en tanto que la representante de fiscalía se mantenga la prisión preventiva que viene cumpliendo la imputada. Finalmente la jueza penal resolvió mantener la medida de coerción sobre Lepio tal como se le dictara el pasado 1 de diciembre en la audiencia de control de detención, hasta el 1 de febrero de 2019.

Presidió el acto aquel Tassello, jueza penal; por el Ministerio Público Fiscal se hizo presente Natalia Gómez, funcionaria de fiscalía; acompañada por un familiar de la víctima; en tanto que la defensa fue ejercida por Eduardo Stepa, defensor particular.

En un primer momento el defensor requirió “la libertad de su defendida ya que rige el principio de inocencia a lo largo de todo el proceso”. No existe el peligro de fuga ni el de entorpecimiento y no hay ningún riesgo en la causa ya que los elementos han sido colectados por la fiscalía, argumentó. Concluyendo que “la prisión preventiva no debe ser utilizada como una condena anticipada”.

En contraposición la funcionaria de fiscalía adujo que no ha sido incorporado un elemento nuevo a lo tratado en la audiencia de control de detención. La fiscalía ha traído como elemento nuevo la Historia Clínica de la víctima que ha sido dada de alta luego del quinto día del postoperatorio con herida de arma blanca en el cuello. La funcionaria de fiscalía se refirió a la intensión homicida de la imputada y a la pena mínima en expectativa, de 10 años de prisión, en caso de ser declarada penalmente responsable como atora del delito de “tentativa de homicidio agravado por el vínculo”.

Existen en el caso los peligros procesales de fuga y entorpecimiento de la investigación. Fuga por la pena en expectativa y la gravedad del hecho. Entorpecimiento ya que la soltura de la imputada podría influir a que los testigos se comporten de manera reticente al proceso. Solicitando se mantenga la prisión preventiva sobre Lepio por el término de dos meses, tal como le fuera dictada en la audiencia de control de detención.

Finalmente la jueza penal resolvió mantener la prisión preventiva que pesa sobre la imputada hasta el próximo 1 de febrero de 2019, tal como le fuera dictada en la audiencia de control de detención.

Te puede interesar
Se suspendió el juicio contra Kesen por sustracción de menores en España

Ello en base a la existencia de los peligros de fuga y entorpecimiento; y en base a la gravedad del hecho y la pena en espera. Sosteniendo que no han variado las circunstancias por las cuales se le dictó la medida a la imputada y calificando el tiempo de dos meses de preventiva, como proporcional y razonable al hecho imputado.

El ilícito investigado

El hecho investigado acontece el día 01 de diciembre de 2018, cuando siendo aproximadamente las 06 horas, la víctima se encontraba acostado junto a una testigo en el interior de su domicilio sito en calle Los Aromos, del barrio Las Flores. En tales circunstancias, se hizo presente su expareja Ana Elizabeth Lepio, quien comenzó a caminar por el techo de la vivienda, para luego bajar a la altura de la puerta de ingreso y tras correr la ventana lindante a la misma, tomó la llave que se encontraba colgada y con la misma comenzó a abrir dicha puerta de ingreso.

Al escuchar ruidos, la testigo se escondió en el baño mientras la víctima se levantó y atendió a Lepio. Así las cosas, la víctima le manifestó a Lepio que su relación ya había terminado, a lo que Lepio preguntó si había alguien más. Acto seguido, Lepio se dirigió al baño y constató que la testigo se encontraba en su interior, manifestándole a la víctima “sácala de ahí, la mato a ella o te mato a vos”.

Seguidamente Lepio, valiéndose de un cuello de botella color verde con tapa amarilla, y con claras intenciones de darle muerte a la víctima, le cortó la zona lateral izquierda de su cuello, refiriéndole éste  “Ana me cortaste el cuello me estoy muriendo Ana”, respondiéndole Lepio: “Morite”.

Posteriormente, la víctima egresó del domicilio tomándose el cuello, y fue caminando hasta intersección de Avenida Rivadavia y calle Ituzaingó, donde se encontró con personal de la Seccional Segunda a quien les refirió: “mi mujer Ana Elizabeth Lepio me apuñaló con una botella en mi casa”, siendo posteriormente auxiliado por la ambulancia del Hospital Regional.

Finalmente auxiliares de la justicia de la Seccional Cuarta anoticiado del hecho por la Seccional Segunda, se constituyeron en la ubicación antes referida y procedieron a la aprehensión de Lepio.

Comentar
- Publicidad -