La final entre Boca y River se jugaría entre el 8 y el 9 de diciembre en otro país

Alejandro Domínguez anunció que el campeón de la Copa Libertadores se definirá dentro de la cancha. A pesar de que el Xeneize pidió que le den por ganado el trofeo, los organizadores del certamen adoptaron como solución que la final de ida se dispute el 8 o 9 de diciembre y fuera de nuestro país.
“No están dadas las condiciones para que la final se lleve a cabo en la Argentina”, declaró Domínguez, presidente de la Conmebol, en una conferencia de prensa que sumó más incertidumbres que certezas a la definición del torneo más importante del continente. La máxima autoridad de la confederación aseguró que la reunión entre D’Onofrio y Angelici se dio en un “ámbito de total cordialidad”, pero las posturas de Boca y River estaban claramente enfrentadas.

Si bien en el anuncio se remarca que el encuentro se jugará en el exterior, entre los días 8 y 9 de diciembre, el propio presidente de la Conmebol sostuvo que “todo está sujeto a lo que decida el Comité de disciplina”. Esto hace que nada esté definido y por el momento sigue en pie la posibilidad de que den lugar al reclamo Xeneize de que el partido no se juegue y se lo den por ganado.

Por su parte, Daniel Angelici también hizo declaraciones y ratificó: “Boca va agotar todas las instancias para que analicen nuestro pedido y si es necesario iremos al TAS”.

Te puede interesar
“Los Borrachos del Tablón” volvieron a ocupar la popular de River

 

Comentar
- Publicidad -