Piden investigar si un empresario es el testaferro de Carlos Zannini

La Oficina Anticorrupción (OA) pedirá este lunes a la Justicia federal que investigue si el ex gomero y actual desarrollador inmobiliario de la ciudad cordobesa de Villa María, Daniel Souto, es el testaferro del ex secretario Legal y Técnico de la Presidencia, Carlos Zannini.

La OA, que dirige Laura Alonso, confirmó que Souto pasó repentinamente de ser un trabajador autónomo ante la AFIP en el 2000 a ser actualmente el dueño de 19 propiedades, 2 campos, un complejo de cabañas, varias empresas y autos de alta gama.

La OA afirma que Souto es presidente o accionista de las empresas Inversiones Futuras S.A., Jardín Escondido, Forestar y Negocios Futuros. En base a una investigación de la División Anticorrupción de la Policía Federal, advierte que el domicilio de estas dos últimas empresas son terrenos baldíos.

Souto, de una gomería de la ruta, pasó también a tener un Peugeot Allure, una Ford Ka Fly Viral, una RAM, una Hilux, y dos motos Honda, entre otros vehículos. En el 2012, el empresario compró la finca “Anta Muerta” en Orán e Iruya, Salta, de más de 9 mil hectáreas.

A su vez, las empresas de Souto realizaron más de 30 operaciones de compra-venta de inmuebles millonarias en esa zona de Córdoba.

La investigación se abrió por dos denuncias anónimas recibidas en la OA según las cuales Souto sería el testaferro de Zannini y porque ambos “son oriundos de Villa Nueva”, una pequeña localidad ubicada junto a Villa Maria. Los anónimos describen una serie de operaciones comerciales que habrían hecho ambos pero que ahora la justicia debe confirmar si son ciertas.

Te puede interesar
Video: peronistas a los sillazos por la ubicación más cerca del escenario

Agrega una noticia de un diario local que dice que Zannini viaja a Villa María “a visitar amigos y parientes. Uno de estos ha crecido en la actividad inmobiliaria y no hay dudas de que sobresale por las operaciones que concreta” en alusión a Souto con fondos cuyo origen de desconoce.

El ex candidato a vicepresidente de la Nación no tiene denuncias de corrupción en su contra. Solo está procesado en la causa por el supuesto encubrimiento de Irán en el atentado de la AMIA. En cambio, su ex número dos Carlos Liuzzi está siendo investigado por supuesto enriquecimiento ilícito luego de que pidió al ex juez Norberto Oyarbide que parara un allanamiento a una cueva financiera. Y su ex compañero de cárcel y dueño de Electroingeniería Gerardo Ferreyra está procesado con prisión preventiva en la causa de los cuadernos de las coimas.

En la presentación, la OA señala que en su última declaración jurada de bienes, Zannini afirmó que solo tiene un inmueble de 620 metros cuadrados en Río Gallegos, una Hilux, y bonos y ahorros por 230 mil pesos. La esposa de Zannini, empleada del poder judicial de Santa Cruz, tiene un Honda Civic y sus hijos denunciaron domicilios en departamentos en Río Gallegos, Las Cañitas y Palermo.

Ante estas sospechas, la OA pedirá al juez que toma la causa por sorteo una serie de medidas de pruebas para profundizar esta investigación.

Comentar
- Publicidad -