Video: Un hombre murió en un acantilado al no abrirse su paracaídas

Dominik Loye, un alemán de 50 años, se dispuso a saltar de un acantilado de unos 100 metros de altura en Praia do Norte, en Nazaré, Portugal.

El hombre, que apenas llevaba diez días en esa popular zona lusitana, había completado ya varios saltos sin ningún tipo de contratiempo. De momento es materia de investigación las causas de la falla del paracaídas y que provocaron la muerte del deportista no profesional.

El alemán saltó desde un acantilado de 91 metros de altura y ni las personas en la zona ni los equipos de emergencia lograron hacer algo por reanimar a Loye.

En esta misma zona, en 2013, un joven sueco falleció al no abrirse su paracaídas mientras practicaba salto BASE, algo que le sucedió también al sujeto alemán.

Las imágenes pueden herir la sensibilidad

 

Comentar
- Publicidad -