Convivir entre calles rotas y maniobras peligrosas

No puede negarse que en muchos puntos de la vasta extensión de la ciudad los vecinos, sobre todo automovilistas, deben convivir con baches y calles rotas que motivan que deban desviarse de carril o frenar bruscamente para evitar dañar sus vehículos con los peligros que esa maniobra conlleva. Todo ello, a pesar de los trabajos de bacheo y reparación de calles -están a la vista- que viene realizando la municipalidad.

De todos modos, los vecinos -o automovilistas- que no tienen la suerte de verse aún beneficiados por esos trabajos, con la paciencia casi perdida se quejan -con razón, por supuesto- y lo manifiestan a través ya sea de redes sociales o por los medios de prensa tradicionales.

En algunos casos vecinos cansados de quejarse y hacer reclamos sin obtener todavía respuesta positiva, optan por ellos mismos rellenar con tierra los baches, como soluciones alternativas.

El móvil de Crónica registró, en esta oportunidad, dos de entre los numerosos casos que existen en la amplia extensión de la ciudad.

Por un lado el camino alternativo Centenario, que une Km. 3 con barrio Pietrobelli, en el cual se ha vuelto a generar el incómodo desnivel producto de una falla geológica que provoca un desplazamiento en la cinta asfáltica.

Aunque no está señalizado, la mayoría de los conductores lo conocen por el uso y optan por bajar drásticamente la velocidad o bien cruzarlo por la banquina.

Te puede interesar
Victoria y derrota para Náutico en el debut

Por otro lado la calle General Belgrano, en el barrio Rodríguez Peña, frente a la plaza principal, donde se observa desde grietas, hasta baches y pozos.

Como la mayoría de los puntos afectados, estos dos mencionados son sectores altamente transitados por vehículos automotores.

Comentar
- Publicidad -