Vecinos de Laprida después de un año y medio del temporal aún aguardan ser relocalizados

Se trata de un grupo de vecinos que hasta el temporal vivían a metros de distancia. Luego de que sus casas quedaran sepultadas bajo el lodo, lograron ser beneficiarios de la ayuda municipal para el pago de alquileres, por lo que buscaron pequeños departamentos donde mudarse. La mayoría son madres y viven hasta con sus tres hijos en departamentos monoambientes.

Aclaran estar agradecidas por la ayuda recibida, pero que después de 20 meses, esperan un lugar donde poder comenzar a rehacer sus vidas y levantar sus hogares desde cero. “No tenemos nada. Tenemos que empezar a comprar absolutamente todo, pero necesitamos empezar de una vez por todas, no podemos seguir a la deriva” y enfatiza: “Estamos a la deriva. Sabemos que en cualquier momento podemos quedar en la calle, por ejemplo el día que el municipio no nos pague más el alquiler” comentaba una de ellas que tiene una hija con discapacidad.

Desde el temporal no había regresado. En esta ocasión se reunieron allí donde convocaron a los medios para dar visibilidad a su reclamo. Ellos son Maldonado Johanna, Rodríguez Viviana, Rodríguez Miriam, Lavin Fabiola, González Marta, Carrizo Fabio, Rodríguez Darío, Sanabria Olga y Romero Flavia.

Además de la desoladora imagen de muebles y juguetes tapados por la tierra, todas sus casas han sido incendiadas por malvivientes. Todas sin excepción.

Fabiola Alvín cuenta que nació y se crió en el barrio de Laprida. Que por primera vez se muda tras la urgencia del temporal a un departamento en un primer piso y ahora está preadjudicada para recibir un terreno en el barrio Restinga Alí por lo que señalaban: “Nos llegó el comentario que las casas que entreguen en Laprida van a ser para quienes hoy viven en módulos. Pedimos prioridad para de que sean para los vecinos del barrio, queremos poder continuar con nuestras vidas, llevamos más de 30 años acá” decían.

Te puede interesar
Bomberos indignados: “Los mamelucos térmicos no son ropa usada" dicen desde Defensa Civil

Aseguran que pasan día tras día golpeando puertas en distintas instituciones públicas como el IPV, Hábitat y que hasta durante la última visita del gobernador Arcioni, con motivo del aniversario del Puerto de Comodoro, le entregaron en mano un petitorio donde detallan sus nombres y la situación que atraviesan, petitorio del que aún aguardan una respuesta.

“Que entiendan el dolor y la tristeza que tenemos. Nos cambió la vida de un momento para otro y pasamos de vivir en nuestras casas con patios a vivir en pequeños departamentos monoambientes. Nuestros hijos ahora viven encerrados. Una vida así es horrible. Solo necesitamos que nos den una respuesta para que volvamos por fin a poder rehacer nuestras vidas. Nadie nos regaló nada, lo que teníamos fue con el esfuerzo de nuestro trabajo” dicen las mujeres con un tono de bronca y desolación.

Flavia Romero pide contar acerca de su situación ya que ella vivía en una casilla que heredó de su madrastra, quien hace décadas atrás compró el lugar “de palabra” sin haber recibido ningún título de propiedad. Eso hoy le impide que su situación no sea tomada en cuenta para lograr reubicarse y más aun, el espacio donde estaba su casilla ya fue usurpado.

Señala su terreno, ahora ocupado por personas que tomaron la precaución de levantar el terreno casi a tres metros de altura para evitar inundaciones: “Acá vienen con plata, invierten y se quedan. Fijate que levantaron el terreno casi tres metros cuando estaba al ras de la tierra y a mí no me dejaron volver a mi propia casa” dice con indignación al recordar que a ella le prohibieron regresar por ser zona inundable.

 

Comentar
- Publicidad -