Se conmemora hoy el día del “Canillita”

Con algunos retazos de historia que llevan a una obra de Mario Vargas Llosa, para conocer que la palabra “canillita” refería a un vendedor callejero de diarios -lo que sucedía allá por 1868-, lo cierto es que el 7 de noviembre, como fecha para recordar a este trabajador popular, debió esperar unos años más porque, lamentablemente, recuerda el fallecimiento del dramaturgo uruguayo Florencio Sánchez.

Es que la fecha tiene que ver con la obra del joven periodista que desde Montevideo viajó a la Argentina en búsqueda de un nuevo futuro y se instaló en La Plata, donde comenzó a ejercer pero, en 1902, fue tentado para trabajar en el diario La República -fundado por Lisandro de la Torre- y se mudó finalmente a la ciudad de Rosario, en Santa Fe.

En paralelo con su tarea periodística, Florencio Sánchez escribía obras teatrales y una de ellas, trataba sobre la vida de un pequeño abandonado, que se ganaba la vida vendiendo diarios a una sociedad que recién dejaba de ir a buscarlos a las imprentas y comenzaba a ver en la calle a estos trabajadores voceando noticias, en un verdadero canto a la vida que fue convirtiéndose en una sinfonía urbana desconocida hasta ese momento.

Y esa obra teatral no tenía título pero, atento a la observación como buen periodista, Florencio Sánchez observó que uno de esos vendedores de diarios, de una esquina cualquiera, tenía una piernas muy flaquitas y por ello, decidió llamar a su obra “Canillita” y ello, por el significado que encontró este estudioso de la palabra y que explicó mucho presentando su obra teatral para que se entendiera el porqué de su nombre.

Te puede interesar
Aguirre: “El Súper Extraordinario tiene una oferta de premios muy importante”

Es que “canillita” proviene del latín canella, diminutivo de canna, que quiere decir caña pero que, en el idioma popular que crecía en ese entonces con la mezcla de inmigrantes que llegaban al país -el lunfardo-, canilla era el hueso largo de las piernas y por eso a las piernas flaquitas, se les decía canillas o canillitas.

La obra finalmente se estrenó en Buenos Aires, donde tuvo un inesperado éxito con una inusual protagonista, Blanca Podestá, debido a que no era habitual que los niños estuvieran en los escenarios.

Lamentablemente, cuando el dramaturgo y periodista Florencio Sánchez solo tenía 35 años, falleció de una neumonía el 7 de noviembre de 1910, pero recién 37 años después de su muerte se instauró el Día del Canillita, recordando y honrando al escritor que inmortalizó la figura del vendedor de diario; el trabajador que sin importar edad o condición climática y todavía en la actualidad -cuando muchos conocen las noticias a través de otras herramientas- sigue “pateando la calle” cada madrugada con singulares fraseos, por la intrincada geografía de la ciudad.

 

Comentar
- Publicidad -