Disfrazó a su hijo de 5 años de Hitler y aclaró que no es racista: “Tengo amigos negros”

El hombre, que también se vistió como soldado nazi, para una fiesta de Halloween se vio obligado a decir que no era racista por la polémica que generó.

Bryant Goldbach concurrió con sus dos hijos pequeños a una fiesta de Halloween llamada Trail of Treats en Owensboro, Kentucky en Estados Unidos. Sin embargo, en la calle fue duramente criticado y posteriormente fue expulsado del festejo.

La razón, iba vestido de soldado nazi mientras que su hijo de 5 años iba disfrazado de Adolf Hitler, además, llevaba símbolos nazis en su vestimenta como el bigote característico y la esvástica en el uniforme.

Su elección para Halloween ocasionó el repudio de quienes estaban en el evento y tuvo que aclarar que se disfrazó de esa manera porque estaba interpretando un personaje histórico.

Al llegar a su casa el hombre compartió en Facebook lo que le había sucedido. Publicó una foto en la que se veían sus disfraces, acompañada de un texto en el que protestaba por haber recibido esa noche insultos y ataques por parte de sus vecinos.

“Cualquiera que nos conozca sabe que amamos la historia y nos disfrazamos de personajes históricos. Esta noche, mientras caminábamos, vimos personas vestidas como asesinos, demonios, asesinos en serie y monstruos de todo tipo. Nadie pestañeó. Pero mi pequeño y yo nos vestimos como figuras históricas y las personas hicieron comentarios sarcásticos y se nos acercaron y amenazaron a mi hijo de 5 años”, escribió en la primera parte de su publicación.

Te puede interesar
Mon Laferte protestó por la situación en Chile en la alfombra roja de los Latin Grammy

Luego siguió: “Adultos mayores amenazaron a un niño por su disfraz. Amenazaron con quitarle su atuendo gritando obscenidades, asustando a un niño pequeño. En primer lugar, no es de su incumbencia. Segundo, ¡cómo se atreven! Me refiero a cómo se atreven a amenazar a un niño. Hacérmelo a mí es una cosa, ¿pero mi hijo?”.

Los comentarios y las reacciones en su contra se hicieron mayores, tanto que tuvo que cerrar su perfil de Facebook. Aunque la imagen ya había sido compartida por miles de internautas.

Bryant tuvo que finalmente salir a pedir disculpas, “cometí un error y quiero que la gente sepa que lo siento”, expresó. También aseguró que no es un racista: “Mi hermano es mitad iraní, tengo amigos que son negros y mi apellido es judío. Ahora entiendo lo que mi disfraz significa para las otras personas y pido disculpas”.

“No estaba tratando de hacer una declaración o poner a mi hijo en ninguna posición. Fue un mal juicio. Quiero que la gente sepa que lo siento”, agregó.

Los comentarios rechazan este disfraz que hace alusión a un dictador, cuyas víctimas ascienden a millones.

Comentar
- Publicidad -