Un hombre logró superar el VIH tras someterse a un trasplante de células madre

Timothy Brown

El llamado “paciente Berlín”, Timothy Brown, la única persona conocida hasta la fecha que logró superar el VIH tras someterse a un trasplante de células madre en 2008 para tratar la leucemia que sufría. Los investigadores analizan el papel de esas células en la curación de esta enfermedad.

La reciente noticia de que seis personas fueron curadas del VIH gracias al trasplante de células madre dio ya la vuelta al mundo, maravillando a toda la comunidad científica y a la población por la esperanza e innovación que significa.

Timothy Brown fue uno de los pacientes que recibió el tratamiento y habló sobre la experiencia que vivió con los trasplantes y la realidad del descubrimiento.

Timothy, un hombre de 52 años, contó que cuando tenía 40 acudió al Departamento de Hematología, Oncología y Medicina de Transfusiones del Hospital Campus Benjamín Franklin pues llevaba semanas sintiéndose extrañamente mal sin razón aparente: cansado, débil y con una pérdida progresiva de peso que no lograba controlar.

Gero Hütter, su doctor, le diagnosticó un tipo de cáncer tras haber mandado una serie de análisis y revisiones a Brown.

Timothy se encontraba en tratamiento con antirretrovirales, pues desde 1995 había sido diagnosticado de VIH, y hasta ese entonces había llevado una vida relativamente normal gracias al medicamento.

Tras haber sido diagnosticado de cáncer, su médico le recomendó hacerse trasplantes de células madre: ‘Hütter mantenía la teoría de que, si se reemplazan las células inmunitarias de una persona por otras a las que el VIH no pudiera infectar, podría erradicarse el virus del organismo’.

Para este proceso se tuvo que practicar una quimioterapia muy intensa, que tenía como objetivo eliminar por completo sus anticuerpos, lo cual es peligrosísimo, ya que cualquier infección podría matarlo en muy poco tiempo.

El trasplante funcionó, pero el cáncer regresó tiempo después, por lo que se le hizo una ‘segunda vuelta’ de células madre.

A partir de ese momento, sus células sanguíneas se volvieron inmunes al VIH. Desde el año 2008 no toma medicamentos y el virus en su sangre sigue siendo indetectable.

Timothy escribió el libro I am the Berlin Patient: A Personal reflection, donde contó en su experiencia.

Dice que el tratamiento no es aplicable para todos y aún así, no desearía el tratamiento ni a su peor enemigo, lo describe como extremadamente doloroso.

Pese a todo, no dudó en afirmar que la cura del VIH con células madre debe ser definitivamente ‘una prioridad en el desarrollo de la investigación de una cura’.

Comentar
- Publicidad -