Keropian agradeció el afecto, el cariño y el reconocimiento

El Dr. Miguel Keropian se mostró sorprendido y emocionado por el reconocimiento decidido por los integrantes del CABIN para poner su nombre al Ateneo. Con los sentimientos a flor de piel, agradeció este homenaje en vida, y repasó los primeros tiempos cuando decidió llegar a Comodoro Rivadavia, siendo ya un profesional con trayectoria en Buenos Aires.

Treinta años de dedicación

Keropian recordó que poner en marcha el CABIN “fue un desafío muy grande, tenía las ideas bien claras y sabía a qué venía, porque ya estaba formado en radioterapia, pero cuando empecé éramos cuatro personas con la bomba de cobalto, acá abajo, en el año 89”.

Por eso, le resulta increíble “todo lo que se generó a través de los años hasta transformarse en un mega servicio de oncología que es de referencia nacional porque estamos avalados por la Comisión nacional de energía Atómica que ha becado a nuestros profesionales varias veces para hacer cursos de perfeccionamiento en el extranjero y ahora lo incluyó en el plan nacional de medicina nuclear que es realmente faraónico”.

Keropian comentó además que “si bien uno lo vive como un hecho cotidiano, indudablemente que otros ven un claro significativo y el corolario es algo bueno que tener un agasajo de esto en vida, esto le hace una caricia a mi persona”, agregó.

Te puede interesar
Un hombre no pudo comprar alcohol y baleó la puerta del almacén

Respecto a lo que vivió en estos treinta años del CABIN, el entrevistado valoró la evolución en tan poco tiempo y recordó los 15 años que pasó en el Sanatorio Güemes, el Hospital Israelita y el Hospital Municipal de Oncología de Buenos Aires “que, cuando me fui, estaban como cuando entré”, aseguró. Mientras tanto, “acá en treinta años es otra historia”.

“Los médicos no estamos acostumbrados a este tipo de cosas”

El homenaje realizado el viernes, Keropian destacó: “los médicos no estamos acostumbrados a este tipo de cosas, sí a proyectarnos profesionalmente pero no ser el centro de agasajo de este tipo, que es algo que realmente me emociona”.

Y sobre todo, valoró que sea aun estando en actividad, “y no, sentir que por ahí lo pueden hacer cuando ya no estés”.

Repuesto de la sorpresa durante el acto del viernes, el especialista agradeció “el cariño, el afecto de los compañeros de trabajo, y de las autoridades. Es todo muy fuerte”, concluyó.

 

Comentar
- Publicidad -