Estadio Centenario: Los costos de una obra que no se terminó de construir

El proyecto para la construcción del Estadio Centenario nació el 28 de diciembre de 2004. El convenio se firmó entre la Municipalidad de Comodoro y la Secretaría de Obras Públicas del entonces Ministerio de Planificación Federal de Obras Públicas a cargo del ministro de Planificación Julio De Vido, y las Obras Públicas que manejaba José López, detenidos por corrupción.

Cronología

Se acordó financiar la obra que tendría con un costo de 30.054.914,25 y fue adjudicada por licitación a la UTE Torraca Hnos SRL y EDISUD SA. En octubre de 2006 se aprobó la transferencia de fondos y se inició la obra con un plazo de 540 días, es decir 18 meses, estimándose que estaría terminada para abril de 2008.

En diciembre de 2007 hubo un cambio en la razón social de la constructora que quedó como Torraca Hnos SRL y ESUVIAL SRL, aunque la empresa conservó el mismo cuit e ingresos brutos.

En noviembre de 2008 la obra no fue certificada y se firmó un acta complementaria que amplía la asistencia financiera en 13.906.341,24, nuevamente suscriptas por el Ministerio de Planificación y la Municipalidad. Un mes después se aprobó la transferencia de fondos.

Desde octubre de 2009 hasta octubre de 2013, la obra estuvo parada y no hubo certificación, pero se firmó un acta acuerdo entre la Municipalidad y la contratista que incluía la suspensión de todos los trabajos y los plazos establecidos en el contrato por la desfinanciación de la obra.

Se mencionó que había que reubicar la estación Reguladora de Presión de Gas Costanera que impedía la ejecución de las bases, la estructura y las gradas del lateral norte del Estadio.

Cristóbal López con CPC SA se quedan con la obra

En abril de 2010 la empresa ESUVIAL SRL es comprada por otro grupo empresario, EDISUD SRL se retira de la UTE, pero se incorpora CPC SA de Cristóbal López.

En julio de 2013 nuevamente se firma un acta complementaria que amplía la asistencia financiera en 42.017.099,38 y en septiembre de ese año se aprueba la transferencia de fondos.

El 15 de octubre de ese año se firma el acta acuerdo entre la Municipalidad y las empresas ESUVIAL SA, CPC SA-UTE y se establece como fecha de inicio el 15 de noviembre de 2013 con un nuevo plazo de ejecución de 605 días (20 meses).

En junio de 2014 nuevamente se firma un acta complementaria que amplía la asistencia financiera en 7.684.362,82 con el Ministerio de Planificación y pocos días después se aprueba la transferencia de fondos.

El nuevo Gobierno provincial se encuentra con las obras inconclusas y desfinanciadas

En 2015 desparecido el Ministerio de Planificación, el expediente se presenta en la Subsecretaría de Obras Públicas dependiente del Ministerio del Interior, Obras Públicas y Viviendas.

En mayo de 2016 la Municipalidad solicita una extensión del plazo de obra de 780 días por lo que se propone finalizar la obra el 31 de julio de 2017, pero la UTE constructora informa que nunca se iniciaron las obras para remover la Planta Reguladora de Gas y que su ubicación imposibilita la ejecución de las obras.

Desde diciembre de 2015 a mayo de 2016 se presentaron certificaciones de la obra para cobrar pero quedaron observados por falta de documentación.

En marzo de 2017 hay una nueva presentación que también queda observada por el mismo motivo.

Sobrefacturación y certificación de elementos que no están

En marzo de 2018 un equipo técnico de la Subsecretaría de Obras Pública de la Nación hizo una inspección de la obra y accedió al resumen técnico y financiero de la misma. Se elaboró un informe de situación donde los números establecen que del monto inicial de licitación, allá por 2004 de 30.054.914,25 el costo fue incrementándose hasta alcanzar un valor de 109. 006.100,53 pesos de los cuales ya se transfirieron en concepto de certificación de obra 60.128.368,88 pesos, quedando como saldo a pagar 48.877.731,65.

No obstante, en caso de que la obra se reactivara y se pusiera en valor tendría a la fecha un costo superior a los 200 millones estimativamente.

A la fecha ya el Estado pagó el doble del costo inicial de la obra y no está terminada . La inspección que efectuaron los técnicos de Nación reveló que muchas de las certificaciones se pagaron sin que la obra haya alcanzado esos niveles.

Desde Obras Públicas de Nación dicen tener voluntad de terminar la obra, lo cierto es que antes pretenden que al menos aparezcan los elementos comprados y no están en la obra, como pisos, techos, instalaciones sanitarias y caldera.

 

“La Municipalidad sobrecertificó la obra pagando demás”

Fernando Álvarez de Celis en su carácter de secretario de Planificación Territorial y Coordinación de Obras Públicas dependiente del Ministerio del Interior, en diálogo con Crónica explicó que al iniciar la gestión de este Gobierno la obra del Estadio le fue cedida como tantas otras en el interior del país.

El funcionario asegura que “el informe técnico dejó al descubierto una serie de irregularidades y faltantes en la obra, como pisos, techos y la caldera, entre otros por un valor estimado en 50 millones de pesos. Enviamos una carta documento a la Municipalidad rescindiendo el contrato con ellos por incumplimiento e informamos al mismo tiempo a la Oficina de Anticorrupción. Le remitimos toda la documentación respecto de las irregularidades que detectamos, pruebas que son suficientes para hacer una denuncia penal por sobrecertificación de obra porque entendemos que la Municipalidad sobrecertificó la obra pagando más de lo que correspondía”.

Consultado sobre la posibilidad de que la obra sea terminada dijo que “el Estadio se puede hacer igual. Si la Municipalidad pone las cosas que dicen están certificadas y acopiadas se puede hacer. Eso si hacemos un nuevo convenio, porque faltan 140 millones. Nación está dispuesta a participar. Pero lo que no podemos es pagar dos veces Si presentan un proyecto de lo que hace falta, haciéndose cargo de lo que ya está certificado y dicen claramente como es la línea temporal, lo hacemos, pero no queremos que haya otro proyecto para seguir pagando y que pasen 20 años y el Estadio no esté. Queremos transparencia y certidumbre en la terminación de obra” concluyó.

Te puede interesar
“Jugar era exponer el patrimonio del club”

El funcionario reflexionó que “en el medio gran parte del empresariado argentino y chubutense cayó preso y todos hicieron obras en Comodoro. Pasa lo mismo con el acueducto, obra que tiene CPC SA y la Ruta 3 en el tramo Comodoro-Caleta, son obras que el Estado Nacional ejecutó, en gran parte pagó y no se hicieron”.

Los números del Estadio

La obra tenía un costo inicial de unos 30 millones. A la fecha ya se pagaron unos 60 millones en las distintas certificaciones de obra. Quedarían unos 48 millones que aún no fueron certificados y pagados.

No obstante una obra de esa magnitud, hoy tendría un costo que ampliamente supera los 200 millones. De lo que se pagó faltan unos 50 millones estimativamente en concepto de materiales pagados que no están. Como agravante la obra fue certificada en un 100% y no está construida ni en un 50%.

Las cosas que faltan y las que se deterioraron

Del informe detallado hecho por Nación se desprende que con respecto a la estructura de hormigón armado, el equipo técnico compuesto por arquitectos de Obras Públicas de Nación y de la Municipalidad, determinaron que “no presenta fisuras llamativas ni degradamiento en demasía”. Aunque falta parte de la estructura que corresponde a la zona norte donde está la Planta Reguladora de Gas, que debió sacarse hace once años y a la fecha no se hizo, impidiendo el avance de la obra.

La estructura premoldeada de hormigón se encuentra en parte completa y quedó la base de fabricación de los mismos, armada y con material. La estructura de hierro que quedó expuesta en distintas partes se encuentra oxidada por la intemperie.

El techo compuesto de cubiertas principales que está proyectado para cubrir todo el estadio se encargó a la Metalúrgica Alvarez y Blanco SA de la ciudad de Mendoza. De éstas hay cuatro estructuras principales montadas y parte de la estructura que está acopiada está deteriorada por óxido a raíz de estar a la intemperie. En la obra solo está el 40% de la estructura total.

La Municipalidad explicó que el resto de las estructuras está aún en Mendoza en poder de la empresa que no las entregó por falta de pago, pero según la certificación que consta en el informe en poder de la Nación ya se pagó el techo en su totalidad.

Mampostería y revoques

Está en buen estado en general, se observa deterioro en los escalones de ladrillos huecos que quedaron expuestos y fueron rotos en su mayoría.

Hay gran cantidad de pisos de granito acumulad que permanecen sin protección a la intemperie. No obstante fueron certificados como colocados un 20% de los pisos que en realidad no está.

No hay revestimientos, cielorrasos, barandas ni herrería como figura en la certificación de la obra.

Hay marcos de puertas colocados deteriorados por estar expuestos a la intemperie y las puertas fueron vandalizadas.

Las instalaciones sanitarias de agua y cloaca se hicieron pero no fueron recubiertas. Efectuadas las pruebas se determinó que en caso de continuar la obra habría que hacerlas de nuevo en su totalidad porque fueron destruidas.

No hay instalaciones de gas y calefacción y aunque figura como comprada una caldera,  no está.  No hay barandales que por certificación ya habrían sido comprados, según el informe elaborado por el Gobierno nacional.

La empresa CPC SA se encuentra en situación crítica con la Justicia, en marzo de 2017 los responsables soldaron los portones de acceso al Estadio.

Las oficinas de administración dentro de la obra fueron vandalizadas por lo que se perdió completamente la totalidad de la documentación que había de la obra y que fue dejada allí.

Remoción de la Planta Reguladora de Gas

La Planta Reguladora de Gas se encuentra ubicada cerca de la construcción y no fue contemplada en el proyecto inicial. Desde Nación dicen que la remoción debe realizarla la Municipalidad. Como el contrato de acuerdo de cooperación fue rescindido por Nación, ahora se espera que sea la Municipalidad la que tome la iniciativa. El traslado de esta Planta tiene un costo millonario.

Fernando Álvarez de Celis, subsecretario de Obras Públicas de Nación le dijo a Crónica “nosotros somos Obras Públicas y al Estadio lo queremos construir y esto es totalmente independiente de la denuncia que hicimos en la Justicia. No somos la Justicia, ellos lo decidirán. Ahora esperamos que la Municipalidad nos presente un nuevo proyecto, que aparezcan las cosas que se pagaron y no están. Queremos hacer el Estadio pero con total transparencia”.

Municipalidad dice que “los elementos de la construcción están”

El techo estaría en Mendoza aún en poder de la Metalúrgica Álvarez y Blanco SA que son los que lo construyeron.

Los pisos estarían acopiados, igual que partes de la caldera. 

Museo de la Energía

Los terrenos donde se construyó el Shopping Costanera y el Estadio Centenario son terrenos que originalmente le pertenecían a la Municipalidad. Dos de estos tres terrenos fueron cedidos por la SCPL.

En ese lugar se encontraba la vieja Usina de energía con los poderosos motores que proveían energía a Comodoro. La cesión de estos terrenos a la Municipalidad incluía una cláusula en la que se establecía que debía construirse un sector donde estarían las viejas turbinas en lo que sería el Museo de la Energía. La obra quedó inconclusa. 

Comentar
- Publicidad -