IPV: “La obligación esencial es la vivienda social”, dice Iparraguirre

El arquitecto Martín Iparraguirre mencionó que su objetivo principal es “maximizar la transparencia” en la Delegación Sur del Instituto Provincial de la Vivienda y Desarrollo Urbano. Esa fue la principal recomendación al asumir en este proceso normalizador del organismo, en octubre último.

Además, el delegado normalizador subrayó que este desafío viene enmarcado en el acuerdo fiscal que comprende poner al IPV a cumplir la función principal, en particular, en el uso de recursos provenientes del Fondo Nacional de la vivienda (FONAVI).

Más de 800 viviendas

En principio, el delegado del IPV indicó que la zona Sur, que incluye a Sarmiento, tiene “un horizonte de construcción de vivienda que supera las 800 unidades, dentro de una estimación de plazo a desarrollarse entre fines de 2018 y fines de 2019”.

Iparraguirre sostuvo que este número brindará “solución habitacional a muchas entidades intermedias y cooperativas que han trabajado con el apoyo del instituto para resolver la situación a sus afiliados y socios”. Pero además, recordó que “dentro de ese universo, existe un espacio y un cupo para la tarea específica de asignación de viviendas sociales”.

El delegado normalizador remarcó que este cupo, “sería la vía por la cual nosotros podríamos comenzar a dar respuesta directa a algunos casos que vienen de pasado”. Se refería a “los compromisos de tres o cuatro años que se convirtieron en prestaciones económicas” como los mencionados alquileres.

Te puede interesar
El Hospital Británico lanza convocatoria para curso de empleabilidad en Caleta Olivia

Créditos hipotecarios, a futuro

Respecto a la alternativa de reabrir una línea de créditos para viviendas individuales, el entrevistado remarcó que “la obligación esencial es la vivienda social”.

No obstante, adelantó que “entre los planes del Instituto, está comenzar a desarrollar líneas de crédito hipotecario, en un formato similar al PROCREAR, que se estaría organizando, con fondos acordados con la Nación”.

Estos financiamientos se desarrollarían con programas dirigidos por el Instituto, aunque todavía no hay fechas para implementar este instrumento.

Recupero de cuotas adeudadas

“Otro frente de trabajo muy importante es la tarea de recupero de cuotas a viviendas asignadas, adjudicadas y ocupadas”, dijo el entrevistado.

Iparraguirre señaló que “las primeras mediciones son muy importantes en cuanto al nivel de morosidad en el pago de cuotas”, por lo que se está encarando un nuevo proceso de notificaciones a los adjudicatarios que registran deudas.

En ese sentido, el arquitecto comentó que “cada cuota que no se paga por parte de un beneficiario de una vivienda es dinero que le está sustrayendo a otro compatriota que está esperando por su casa”. Al respecto, aseguró: “estamos hablando de mucho dinero que si lo trajéramos a construcción de viviendas, serían muchas soluciones habitacionales”.

 

Comentar
- Publicidad -