Un aerogenerador colapsó en el cerro ayer a la madrugada

La lluvia y el viento de la madrugada de ayer dejaron tumbado uno de los cuatro aerogeneradores eólicos que permanecían en pie en el cerro, detrás del Chenque, en cercanías del barrio Pietrobelli.
La torre se dobló en dos y el aerogenerador colapsó, dejando parte de las aspas y de la estructura sobre la ladera del cerro que suele ser muy recorrido por grupos de trekking. Desde el Camino del Centenario era muy impactante y notorio el daño que sufrió el equipo.

Los equipos españoles

Se trata de uno de los molinos españoles que desde hace años no produce energía y que presentaba visibles daños en su estructura. Desde la Sociedad Cooperativa Popular Limitada, según relataban sus responsables meses atrás, los únicos planes con estos equipos eran el desmonte porque ya no hay manera de recuperarlos.

La naturaleza parece haberse adelantado y ayer derrumbó lo que quedaba del aerogenerador de la firma Gamesa Eólica, que había sido instalado en 2001 en medio del fervor por las energías limpias que en pocos meses se transformaría en una de las peores pesadillas por la deuda dolarizada que se creó. Serían 15 años de deuda, muchos más que los que estos equipos efectivamente produjeron energía.

Evaluación de daños

Desde la SCPL simplemente emitieron un comunicado donde informan sobre el colapso de este equipo y aseguran que “personal de la entidad se encuentra realizando las gestiones y tareas necesarias para dejar en condiciones seguras la estructura dañada”.

Te puede interesar
El clima en Comodoro para este sábado: El viento seguiría hasta el miércoles

Asimismo, la entidad aseguró que “se realizará una inspección minuciosa de las máquinas restantes para evaluar su situación estructural”.

También desde Defensa Civil acudieron al lugar a realizar una revisión y evaluación de los riesgos que implica el modo en que cayó el molino eólico. Ayer al mediodía, ya había algunos curiosos que no podían creer cómo, después de tantos años, se haya producido este incidente.

Si bien la superficie donde cayeron partes de este aerogenerador cubre varios metros a la redonda, no hubo que lamentar daños mayores que los producidos en el mismo. De todas maneras, resta conocer el plan de contingencia para retirar el material que pueda producir riesgos o mayor impacto ambiental.

 

Comentar
- Publicidad -