En una heladería de Escobar no dejaron entrar a una nena con su perra de asistencia

El suceso ocurrió en una sucursal de una conocida cadena de heladerías de la Provincia de Buenos Aires. A Violeta, de tan solo 6 años y que padece un retraso del neurodesarrollo debido a una malformación congénita, no le permitieron ingresar al local por estar en compañía de Pepa, su perra de asistencia.

Como consecuencia de la decisión de la empresa, la nena que es oriunda de La Plata pero que actualmente se encuentra en Escobar realizando el programa Hospital de Día de la Fundación Fleni, quedó afuera del negocio y la triste postal desató indignación en las redes.

El hecho ocurrió el martes 16 de octubre por la tarde en Munchi’s de Escobar. Todo comenzó cuando Violeta, su mamá, la perra de asistencia y la zooterapeuta llegaron al estacionamiento de la heladería y al bajarse del auto, un empleado de seguridad les indicó que no se podía ingresar al local con mascotas. Como les sucede frecuentemente, la madre de la pequeña explicó que no se trataba de una mascota sino de su perro de asistencia, el cual legalmente puede ingresar a los lugares de acceso público ya que es vital para acompañar, conducir y auxiliar a su hija discapacitada.

“Le expliqué que existe una Ley, la 26.858 desde el año 2013, que permite el libre acceso y permanencia de estos perros, y que teníamos a disposición la documentación necesaria tanto de la niña como de su perra, que portaba su uniforme, su identificación y la correa”, relató a LaNoticia1.com Verónica Ribelotta, la mamá de Violeta. La mujer recordó que el empleado de seguridad debió consultar con su encargada y luego de unos minutos de espera volvió diciendo que “a manera de excepción” las dejarían “permanecer en el parque pero sin entrar al salón”.

Comentar
- Publicidad -