Jubilada emprendió innovadora actividad y ahora es una artista del chocolate

La necesidad de generar ingresos llevó a Mirta Vidal a comenzar a trabajar en chocolatería artesanal. Los zapatos de hombre y de mujer, las cajas y los corazones fueron las producciones con las que empezó en abril mientras esperaba con su marido el cobro de la jubilación.

Historias de vida

“O me quedaba a no hacer nada y lamentarme, o me ponía a trabajar. Me costó porque quería hacer huevos de pascua pero no me salían, pero después con la ayuda de quienes creyeron en mí, me capacité y empecé a hacer bombones y figuras”, comentó Vidal.

Mirta ya era una activa integrante de PULCCI, la asociación de padres que trabaja contra el cáncer infantil en esta ciudad. Pero necesitaba trabajar y descubrió en el chocolate algo que le gustaba y una fuente de ingresos. “ya tenía algunos moldes y me animé, empezó a gustar y así llegaron los primeros pedidos” explica.

Desde abril, tiene su emprendimiento y recorrió ferias y elaboró productos a pedido así, con el boca a boca, fue tomando cada vez más pedidos.

Hizo un portarretratos de chocolate que tiene una foto impresa en papel de arroz, cuenta entre las innovaciones que suma a su proyecto. Otros de sus chocolates están sobreimpresos en dorado, o tienen colores como verdes, azules, rosados, con detalles que va adaptando a cada pedido.

“Todo se come”, asegura la emprendedora que crea presentes en fechas especiales y para eventos. Mirta cuenta con cariño que la creación más emocionante fue para el cumpleaños de 15 de su nieta en la fiesta entregó bomboneras como souvenir. Fueron cien cajitas de chocolate rellenas con chocolates que requirió un gran esfuerzo, finalizó.

Comentar
- Publicidad -