“Kevin” y un cómplice de 17 años robaron en calle Ameghino pero fueron detenidos

En la noche de ayer se llevaron dos teléfonos celulares, joyas, 4.500 pesos en efectivo y relojes. Un llamado alertó a la policía y lograron detenerlos.

Al dueño de un departamento de la calle Ameghino al 1.400 le entraron previo rotura de la puerta de un baño y le robaron, entre otras cosas, 4.500 pesos, 4 alhajas de oro, dos teléfonos celulares, zapatillas y un bolso de pesca.

Esto ocurría a eso de las 0:50 de ayer y en la Seccional Segunda se enteraron por un previo llamado anónimo de un vecino al Centro de Monitoreo dando cuentas que escuchaba ruidos extraños en los techos de la misma cuadra, por lo que en forma inmediata enviaron móviles policiales a verificar y llegando al lugar se encuentran con dos individuos que al verlos, empezaron una alocada huida, aunque no lograron llegar lejos y fueron alcanzados y atrapados en forma inmediata.

Kevin R., un jovencito que tiene a maltraer tanto a vecinos como a policías y nadie da respuestas para rehabilitarlo

Entre los ocupantes de los móviles 885 y 883 lograron darles alcance y constatar que uno de ellos era, ni más ni menos, un jovencito por demás conocido para policías de esa jurisdicción y también de la Comisaría Primera.

Kevin R., ya tiene 15 años y verdaderamente se ha convertido en una pesadilla para vecinos y policías en un vasto sector céntrico de esta ciudad.

Te puede interesar
Un hombre no pudo comprar alcohol y baleó la puerta del almacén

Mucho se ha hablado y escrito sobre la conducta y adicciones de este adolescente cuya madre, en diversas ocasiones, ha suplicado ayuda para rehabilitarlo ya que no puede contenerlo. Arrebatos, robos domiciliarios, una entrada incluida a la sucursal del Banco provincia y hasta el asalto a un multirubros que incluyó arrojarle gas pimienta en los ojos a una comerciante, son solo algunas de las andanzas del adolescente en su amplia cadena de hechos delictivos.

En la madrugada de ayer lo acompañaba E.C., otro joven de 17 años que fue el único que quedó detenido y a la espera de una audiencia de control de detención, mientras que Kevin fue restituido a su madre que, como tantas otras veces, debió salir de madrugada de su domicilio en el Rincón del Diablo para sacar a su hijo de una dependencia policial.

Kevin por el momento, sigue siendo un individuo inimputable para la Justicia penal, aunque hay otras instituciones gubernamentales que deben acumular expedientes. Algún responsable debería velar por los derechos del menor y que, de alguna manera, pueda decidir lo que considere conveniente para el bien del menor y de quienes lo rodean, incluyendo las víctimas de sus hechos delictivos.

 

Comentar
- Publicidad -