Canadá vivió gran euforia el primer día de la legalización de la marihuana

Tras casi un siglo de prohibición, Canadá se convirtió en el segundo país del mundo, después de Uruguay, en legalizar la marihuana recreativa, una reforma histórica celebrada durante todo el día por largas filas de clientes ansiosos pero recibida con cautela por los mercados.

Tres años después de su elección, el gobierno liberal de Justin Trudeau materializó una de sus promesas de campaña y Canadá se convirtió en el primer país del G20 en legalizar la marihuana recreativa. Uruguay ya lo había hecho en 2013.

La entrada en vigor de esta medida será escrutada tanto por los canadienses, que acudirán a las urnas dentro de un año para unas legislativas inciertas, como por los países aliados de Ottawa.

Advertencia de EE.UU.

En tanto, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP) advirtió que no admitirá el ingreso de canadienses que lleguen con intención de “ayudar a la proliferación del negocio de la marihuana” en la nación vecina y que la droga sigue siendo ilegal según la ley federal, a pesar del uso autorizado en algunos estados y localidades.

“Si un canadiense está viniendo a Estados Unidos y no tiene nada que ver con la industria de la marihuana o la proliferación de esa industria, esa persona generalmente será considerada admisible”, aclaró el jerarca del CBP Christopher Perry en rueda de prensa en Detroit, Michigan (en la frontera canadiense).

El gobierno canadiense permitió a cada provincia organizar el comercio de la hierba, por lo que hay distintos modelos en todo el país para un mercado valorado en unos 4,600 millones de dólares por año.

En los últimos días, la oposición conservadora multiplicó sus ataques contra esta medida, que considera precipitada y con riesgos para la seguridad y la salud pública.

Pero Trudeau había reiterado el martes que la legalización permitirá restringir el acceso de menores a esta droga y “sacar dinero de los bolsillos de las organizaciones criminales”.

Te puede interesar
Bolivia: Estados Unidos aplaude expulsión de funcionarios cubanos

“Es un proceso”

En su campaña electoral de 2015, Trudeau reconoció haber fumado algunas veces en el pasado. Pero el martes su oficina dijo a la AFP que “él no prevé comprar o consumir cannabis una vez que esté legalizado”.

Según estadísticas oficiales, 16% de la población canadiense había fumado cannabis en 2017, una proporción superior a los fumadores de tabaco.

El 17 de octubre será una fecha histórica para muchos canadienses y decenas de fiestas se realizan en todo el territorio, en particular en Toronto y Montreal.

Miles de millones de dólares fueron invertidos en esta nueva industria en los últimos meses. La líder del mercado, Canopy Growth, aumentó 448% sus ganancias en un año.

Parece inevitable que los 120 productores autorizados actualmente no se vean superados por la demanda inmediata. Pero para Bill Blair, ministro a cargo de la reducción del crimen organizado, se podría eliminar 25% del mercado negro de aquí a fin de 2018 y cerca de la mitad en el curso de un año.

Blair destacó a la AFP que la legalización “es un proceso”. “Por casi un siglo los grupos criminales han controlado todo el mercado…No van a desaparecer tranquilamente de la noche a la mañana”, recordó, asegurando que han ganado varios miles de millones de dólares cada año.

“Pero el hecho de que algunas personas quieran aferrarse a un modelo de prohibición que ha llevado a las tasas más altas de consumo de cannabis en cualquier país del mundo es un poco chocante para mí”, dijo.

Según el Ministerio de Justicia, eliminar el mercado negro tomará al menos cuatro años.

Comentar
- Publicidad -