El mismo ladrón ahuyentado por mujer, de casi 80 años, volvió a caer al día siguiente

Javier Alexandre Montenegro tiene 18 años, lo apodan “El mormón” y es ampliamente conocido en sectores barriales de zona sur como Abel Amaya e Isidro Quiroga por sus constantes hechos delictivos.

Los efectivos policiales de la Comisaría Quinta lo conocen muy bien por sus varias aprehensiones, aunque no tanto en jurisdicción policial de la Seccional Segunda. Se trata del mismo individuo que el pasado y feriado lunes 15 de octubre fuera ahuyentado por María, la mujer de casi 80 años que lo sorprendiera saliendo del estudio de su hijo en los fondos de calle Viamonte al 1.100 casi esquina 12 de Octubre del barrio Pietrobeli cargando con una bolsa de consorcio.

Primero le dijo a la mujer que andaba buscando un alquiler y luego terminó pidiéndole 200 pesos, aunque un vecino había visto el accionar del joven individuo y ya había alertado a la policía que llegaría en contados minutos y lo detendría a media cuadra del lugar cargando con dos flamantes palas con lustrosos mangos de madera.

Ese lunes Montenegro terminó alojado en un calabozo de la dependencia policial de Rivadavia y Viamonte hasta el día siguiente cuando compareció en la oficina judicial del barrio Roca y recuperó su libertad.

Hasta allí, todo bien, pero resulta que el mismo día que salió en libertad, a las pocas horas volvió a caer nuevamente en la misma Comisaría.

Te puede interesar
Se realizó una convocatoria por el día del animal

Ocurrió a menos de 24 horas de haber sido atrapado en barrio Pietrobelli, aunque esta vez en barrio Jorge Newbery.

Según informaron las fuentes policiales, a eso de las 16:20 del martes 16 tomaron conocimiento del violento arrebato del teléfono celular a una joven de 18 años identificada como Samantha M.N. en inmediaciones de la avenida Rivadavia y calle Pastor Schneider.

Tras el arrebato el ladrón emprendió una veloz carrera por la calle Pastor Schneider en dirección al campo deportivo del Club Jorge Newbery, pero fue perseguido y alcanzado por el personal policial que logró recuperar el teléfono celular marca Huawei color blanco perteneciente a Samanta M.N.

El detenido ya no resultó ser un desconocido para el personal policial de Comisaría Segunda: se trataba de Javier Alexandre Montenegro, a esta altura ya sabían que lo apodaban “El mormón” y que era muy conocido por la policía del sur oeste de la ciudad. Nuevamente quedó a disposición de la oficina judicial del barrio Roca.

 

Comentar
- Publicidad -