Abuela de casi 80 años ahuyentó a ladrón que luego atrapó la policía

La ocasión hace al ladrón, dice el dicho; y un individuo en la ventosa y por demás tranquila tarde del lunes feriado así pareciera haberlo pensado. Sobre calle Viamonte al 1.000 casi esquina 12 de Octubre vio un portón entreabierto, miró al fondo y se mandó a un estudio que hay en el lugar y que entre semana suele ser el lugar de práctica de un deporte de artes marciales.

Ocurría a eso de las 18:20 aproximadamente y Mario Triviño contaría luego a Crónica que “salí momentáneamente y dejé entreabierto el portón y se quedó mi mamá; le dije que hoy era feriado y los muchachos del Kung Fu no vendrían y cuando regresaba me encuentro con esto… menos mal que mi madre está bien, se ve que entró este muchacho, agarró una bolsa de consorcio y algo más, podría haberle pegado unos palazos a mi madre, de solo pensarlo me da escalofríos…” señalaba Mario en un momento donde trabajaba la policía científica y personal policial de la Seccional Segunda mientras otro móvil policial ya se había llevado al frustrado ladrón a la dependencia de Rivadavia y Viamonte.

Y estaba ella, María, la abuela María para cronista y policías, quien relataba que al ver al desconocido introducirse al domicilio y observar que salía con elementos, lo enfrentó y le preguntó qué buscaba. “Me dijo que buscaba un alquiler, luego me pidió si no tenía 200 pesos que le preste, pero lo miré feo y le señalé las cosas que se llevaba…”.

Te puede interesar
Ingresó al Concejo la cuenta del Ejercicio Fiscal 2018

Otros vecinos alertarían a la policía que llegaría en contados minutos y procedería, media cuadra más abajo, a detener al ladrón que cargaba con dos flamantes palas con sus mangos relucientes de madera y sin usar todavía. Fueron secuestradas por la policía y a sus casi 80 años, María también comparecería en sede policial para radicar la denuncia correspondiente y aportar su particular testimonio.El frustrado ladrón fue identificado como Javier Montenegro, de 18 años, y quedó a la espera de la audiencia de control de detención.

 

Comentar
- Publicidad -