Sabor a poco para los dos

Los goles le ganaron al clima porque pensar en dos gritos sagrados esparcidos por el viento ya es una victoria. Impresionó mejor el dueño de casa porque estuvo ordenado, firme los de atrás, en el medio sin dejar espacios pero cuando recuperó la pelota intentó siempre filtrar el pase para Leonel Argañaraz o Juan Maliqueo. Entonces su rival, a favor de Eolo, tuvo carencias para generarle riesgo a Lucas González y probó muy poco de media distancia, salvo algún intento aislado de Cristian Nieto.

Cuando volvieron del vestuario, sorprendió el “lusitano” y Tadeo Sotomayor confirmó por qué es el goleador de la categoría B, más allá de alguna “ayuda” que pueda recibir de los arqueros. Con el contraataque y la ventaja se esperaba algo más pero la pelota casi no cruzó más la mitad de cancha.

Entonces Ciudadela, empujó. Y la bandera del empuje la izó Genaro Sosa. Y si se trata de arremeter, el premio se lo llevó Leonel Argañaraz que trabó, fue hacia el área y determinó el 1-1. Inquietó con pelota parada pero al final, el viento, egoísta, decidió que nadie ganara y se quedaran con ganas de revancha urgente.

Comentar
- Publicidad -