Vida en la Antártida: no se puede orinar en la ducha ni usar jabones

La base de investigación Antártica Franco-Italiana de concordia se encuentra a 1670 km del polo sur. En la meseta alrededor de 3200 m de altura, el aire es tan delgado que los habitantes viven en un estado permanente de hipoxia – falta de oxígeno. Los humanos más cercanos están a 600 km de la base vostok de Rusia. Las temperaturas medias varían entre-30°C en los meses de verano a-60°C en invierno.

En este territorio, al cual se refieren a veces como el “Marte Blanco”, existen varias bases de investigación en las cuales científicos suelen pasar varios meses en condiciones de aislamiento, temperaturas extremadamente bajas y falta de luz y oxígeno.

Marco Buttu

Aire sin olores

El aire en la Antártida suele ser más limpio que en otras partes de la Tierra. Además, está desprovisto de olor. Al regresar de las expediciones, los investigadores suelen ser sorprendidos por la abundancia y el poder de los olores, incluso cuando solo están caminando por la calle.

Cuatro meses en oscuridad

En la Antártida, no hay días ni noches al uso: en invierno el sol no aparece y en verano no se pone debajo del horizonte. Durante cuatro meses reina la oscuridad. Debido a esto, a quienes se encuentran en esas tierras a veces les es difícil conciliar el sueño o comer.

Aislados durante los inviernos

Durante el invierno, las bases en el continente quedan aisladas del resto del mundo. Si ocurre alguna situación de emergencia durante los meses invernales no habrá forma de recibir ayuda exterior.

Por esa razón las bases en la Antártida están dotadas con cierta autonomía para poder superar estas adversidades. Así, la base Concordia (pertenece a Italia y Francia) cuenta con un hospital y grandes almacenes con alimentos.

Mejorar futuras misiones espaciales

La sensación de total aislamiento y las consecuencias psicológicas que experimentan las personas que viven en las bases antárticas se asemejan a las del espacio. Es por ello que en estas bases se llevan a cabo pruebas que tienen como fin preparar a las personas para futuros vuelos espaciales de larga duración. Las condiciones de este lugar ayudan a los científicos a mejorar las aeronaves espaciales y cómo serían las primeras estaciones en la Luna y Marte.

No se puede orinar en la ducha

En la Antártida hay pocos recursos para sostener la vida de los integrantes de las misiones científicas. Así, por ejemplo, en Concordia el agua se obtiene de la nieve. Para derretirla, se necesita una gran cantidad de combustible, por lo que se ahorra este recurso: después de ser utilizada en lavabos y duchas, el agua se purifica y se usa nuevamente.

Por esta razón, a los ocupantes de la base se les prohíbe usar jabones y geles de ducha personales: aquí todos usan herramientas de limpieza especiales que son compatibles con el sistema de limpieza. Es por ello que en Concordia no se puede orinar en la ducha: el sistema no logra procesar productos de desecho humano.

 

Comentar
Este espacio de discusión que brinda Crónica, debe ser usado para que divulgues tus inquietudes, reclamos y opiniones de manera honesta y constructiva para un buen uso de este portal.
No será admitido ningún tipo de expresión que vaya en detrimento de raza, nacionalidad, condición social o sexo porque no es el contexto de discusión de este espacio.
Los comentarios que divulguen insultos, injurias, calumnias o denuncias no documentadas tampoco serán admitidas en forma anónima y en lo posible tampoco de forma registrada. Cualquier tipo de expresión que contenga los temas anteriormente mencionados serán moderados siempre y cuando parte de ello sea constructivo a la dicusión, omitiéndose o tachándose de acuerdo a lo convenido anteriormente. Si vas a exponer tus ideas, te invitamos a que lo hagas libremente dentro de un marco responsable. Para ello, acepta estos términos y condiciones.
- Publicidad -