Mora Martinez y Paula Suárez “Con la ilusión como fusil”

Paula Suárez y Mora Martínez comparten la música desde el año 2003 en diferentes proyectos.

(Por Gustavo Grosso) Paula y Mora comparten la música desde el año 2003 en diferentes proyectos. Hoy después de largo recorrido con el trío Aymama, estas dos artistas salen a los escenarios en el nuevo formato de dúo para compartir canciones propias (y algunas prestadas) todas con gran identidad folclórica. Nuevas versiones de viejos temas, y nuevos temas con ritmos antiguos vienen a mezclarse con las voces, el piano y la percusión que las acompañan desde siempre con la espontaneidad y libertad que permite esta formación. “Con la ilusión como fusil” es su flamante disco, un trabajo cargado de poesía, sutilezas y armonías que rondan el corazón.


“Ser un artista es ser capaz de mostrarse en sus fueros más íntimos frente a los demás”

Aymama es el proyecto musical más importante de Paula y Mora. Para ellas fueron años de mucho aprendizaje en la música y en la vida.

-Mora, venís de una familia donde se cantaba ¿Por qué elegiste hacerlo? ¿Por qué este oficio de cantora?

-Mora: En realidad siento que me fue pasando a pesar de mi. Mucho tuvo que ver Jorge Marziali en esto de que yo pueda entender que cantar podía ser mi profesión; entonces empecé a tomar clases y nunca más paré. Mi familia esta llena de cantores, mis papas y mis hermanas, todos muy talentosos,  pero ninguno desarrolló esta actividad de manera profesional.  El cantar en casa es cotidiano. Se canta cuando se barre, en la ducha, en el auto, solos, acompañados.. todo el tiempo. Elijo cantar porque es donde puedo expresarme mejor. Me gusta todo lo que pasa en relación a cantar, no solo cuando lo hago yo si no cuando acompaño a otras personas en el proceso de aprendizaje y conocimiento de este instrumento que es la voz.

-Paula, ¿Cómo surgió el duo con Mora? ¿Qué códigos musicales en común tienen?

-Paula: El dúo con Mora surgió hace mucho tiempo. Nos conocimos gracias a Jorge Marziali. Al poco tiempo ya nos buscamos para hacer pequeñas colaboraciones en proyectos propios y, en esas juntadas, nos fuimos dando cuenta de que nos hacía muy bien tocar juntas. Mora es, para mí, la voz de mis canciones.

-¿Qué es ser artista, subir a un escenario, contar las expresiones que se viven…?

-Mora: Creo que ser artista tiene que ver con una manera de ser. Si bien muchas veces está ligado a la situación del escenario, me parece que ese es el lugar de amplificación de esa manera de ser. El escenario es uno de los espacios donde se comparte ese ser artista pero también, sucede cantando en una cocina compartiendo un mate, después de un asado en una guitarreada… La emoción esta en juego todo el tiempo y es un intercambio permanente entre el que hace la música y el que la escucha.  Es abrirse a compartir una intimidad despojada, con aquellos que están ahí en esa misma frecuencia. Siento que el escenario me da la posibilidad de manifestarme, es una herramienta de comunicación muy poderosa y la tomo con mucha responsabilidad. Elijo qué quiero cantar porque en ese cantar estoy diciendo quien soy y qué quiero decir.

-Paula: Ser un artista es ser capaz de mostrarse en sus fueros más íntimos frente a los demás. Es disfrutar del vértigo de saberse vulnerable ante la mirada ajena y recibir como respuesta siempre una energía renovadora. Ser un artista es ser capaz de establecer lazos de ida y vuelta con quien te oye, es intentar que los sentimientos lindos se contagien y que los malos se resignifiquen (siempre es gracias al otro). Muchas veces ser un artista y subirse al escenario no van de la mano. A veces porque algunos escenarios se vuelven un poco hostiles pero también porque existen montones de artistas “de a pie”, de esos que te encontrás en la vida cotidiana y que, a pesar de que no siempre nos demos cuenta, cumplen con la condición.

-¿Qué les marcó los diez años de Aymama?

-Mora: Aymama es el proyecto musical más importante que tuve hasta ahora. Fueron años de mucho aprendizaje en la música y en la vida. Siento que fue una etapa hermosa que atesoro.

-Paula: Aymama significa un antes y un después en mi vida. Con el trío aprendí a trabajar en conjunto y a dar lo mejor de mi para potenciar al resto. Además, Aymama significan miles de alegrías, amigos, viajes y músicas y músicas que nunca olvidaré.

-Hay sonidos y músicas (también aromas) de la infancia que suelen quedar guardados para siempre ¿Cuáles son los suyos?

-Mora: Hay aromas como el de la tierra recién regada, las comidas de mis abuelas. El canto de los pájaros que en la chacra de mi viejo. El Duo Salteño, Mercedes Sosa, Chico Buarque sonando los domingos en el equipo de mi mamá.

-Paula: El sonido de las hojas secas los domingos a la mañana. El olor del té y el pan que me daban en el jardín de Ituzaingó. El verano interminable lleno de verde y agua. La pelota de fútbol, el pasto y la tierra. Los libros nuevos y brillantes que devoraba en días y los viejos y rústicos que leía casi a escondidas.

-En tiempos de violencia, de lucha por los derechos, de grietas, aparece la música como un bálsamo, una caricia ¿Se puede aportar a cambiar el mundo desde una canción, con una poesía?

-Mora: Claro que sí, creo que el aporte es inmenso porque es la manera de hacer parte de la historia.  Lo que uno elige decir y escuchar en una canción es una declaración de principios. La música que uno hace y escucha habla de uno, de la manera de ver la realidad, de atravesarla y vivirla.

-Paula: La música puede cambiar a la gente y la gente puede cambiar el mundo. La música puede ofrecer nuevas miradas e interpelar de tal forma a quien sea sensible a ello, que sus consecuencias suelen ser inevitables. No conozco de ninguna música que haya producido efectos nocivos. No deberíamos temer de ningún acto de cultura!

-¿Quienes son sus referentes musicales? ¿Qué músicas escuchan?

-Mora: Son muchos.  Marita Londra, Mercedes Sosa, Edith Rosetti, Suna Rocha, Silvia Iriondo, Monica Salmaso, Elis Regina, Ella Fitzgerald, Ruben Juarez, Maria Graña, Cesaria Evora, Milton Naschimento, Chico Buarque, Guinga, Carlos Aguirre, Juan Falu, Jorge Fandermole… Son muchos, muy diferentes todos y eso me gusta y me nutre.

-Paula: Tengo innumerables referentes musicales. Puedo nombrar a Chico Buarque, Bill Evans, Violeta Parra, Fattoruso, Mariana Ingold, Beto Satragni, Charly García, Beethoven. Y más acá, Carlos García, Chacho Muller, Fandermole, Carlos Aguirre, Horacio Salgán y tanto más. Escucho a todos ellos y trato de escuchar a todos los grandes músicos argentinos que están trabajando hoy en día. Pero no escucho solo eso, el mundo hipercomunicado me da la posibilidad de investigar por países lejanos, sus folclores y sus modernidades que me resultan maravillosas.

-¿Qué las conmueve? ¿Qué las atraviesa?

-Mora: Me conmueven los actos de amor, los pequeños y cotidianos. Me atraviesa la injusticia, la desidia, la incapacidad de mirarnos y escucharnos unos a otros sin prejuicios, la intolerancia.

-Paula: Me conmueve el ser humano. Las personas mayores que cargan con toda su vida a cuesta. Los niños con su inocencia. Los adultos que hacen grandes esfuerzos por llevar a cabo sus sueños a pesar de vivir realidades que los atosigan.

-¿Cómo viven el actual momento del folklore argentino, con la incursión en los escenarios de tantas nuevas voces y de proyectos musicales?

-Mora: Me parece que es una música que esta viva, en permanente crecimiento. Coexisten maneras muy diversas de abordarla y desarrollarla. Hay compositores muy interesantes y en ese punto, me siento una privilegiada  porque trabajar con Paula que es autora y compositora, me da una emoción muy grande. Me identifico con lo que escribe y ponerle voz a sus composiciones es una responsabilidad que asumo con mucho cariño.

-Paula: Me gusta mucho que se esté componiendo y cantando un nuevo repertorio. Si bien creo que no hubo un vacío temporal como sí pasó en el tango, en estos últimos años se maduró mucho en la factura de melodías, letras y en las producciones de los discos. Hablo de la calidad de los arreglos sobre todo.

-¿Cómo es el mundo que habita Mora Martínez?

-Mora: Mi mundo es colorido, intenso, lleno de música, amor, humor, risas, llanto… tiene un pedacito en Almagro y otro en el Valle donde nací. Es bastante parecido a como me lo imaginé alguna vez.

-¿Y cómo el de Paula Suárez?

-Paula: Es un mundo alegre, la risa es el principal habitante de este mundo. Es un universo repleto de amigos, familia y amores.

Comentar
Este espacio de discusión que brinda Crónica, debe ser usado para que divulgues tus inquietudes, reclamos y opiniones de manera honesta y constructiva para un buen uso de este portal.
No será admitido ningún tipo de expresión que vaya en detrimento de raza, nacionalidad, condición social o sexo porque no es el contexto de discusión de este espacio.
Los comentarios que divulguen insultos, injurias, calumnias o denuncias no documentadas tampoco serán admitidas en forma anónima y en lo posible tampoco de forma registrada. Cualquier tipo de expresión que contenga los temas anteriormente mencionados serán moderados siempre y cuando parte de ello sea constructivo a la dicusión, omitiéndose o tachándose de acuerdo a lo convenido anteriormente. Si vas a exponer tus ideas, te invitamos a que lo hagas libremente dentro de un marco responsable. Para ello, acepta estos términos y condiciones.
- Publicidad -