Persecución y tiroteo termina en el homicidio y suicidio de una madre y su esposo

Kristin Leigh Gile, de 33 años de edad, fue asesinada el 6 de octubre en una ruta de Kansas, cuando su esposo, Randy Dean Gile, la alcanzó en su vehículo y le disparó. Acto seguido, Gile, de 33 años de edad, se quitó la vida con su propia arma.

Este caso de homicidio-suicidio sucedió en Wichita, la señora Gile era madre de seis niños, edades de 3 a 12. La familia de la madre activó una página de GoFundMe para apoyar económicamente a los menores.

Según varios medios locales, Kristin Gile había manejado con su padre, Rick Florio, a la casa que compartía con su marido, para recoger las pertenencias de sus hijos. Gile asumía que su esposo seguía en la cárcel, quien había sido detenido un mes antes por las amenazas contra su propia esposa.

Kristin Gile estaba en el proceso de escapar de una relación de abuso doméstico, e incluso aseguró a un vecino que si no huía a tiempo, su esposo la había matar. La mujer había pedido que se emitiera una orden de protección activa contra su esposo.

Sin embargo, Gile -recién liberado de la cárcel- estaba vigilando su hogar desde el interior de un vehículo rentado, esperando a que llegara su esposa. Cuando vio el coche de su mujer y su suegro, Randy Gile sacó un arma de fuego y disparó contra ellos, hiriendo a Rick Florio.

Te puede interesar
Homicidio de Quevedo: Le negaron el arresto domiciliario a Polenta

Gile intentó emprender la fuga en su vehículo, pero Gile le dio alcance y le arrojó el coche para que el vehículo de su esposa se saliera del camino. Una vez inmovilizada, Randy Gile le disparó a Kristin en el estómago y luego se suicidó.

Los vecinos de la zona describieron a los Gile como una familia normal. Randy Gile era un hombre siempre dispuesto a cumplir un favor, y la Kristin Gile era una madre dedicada a sus hijos.

Comentar
- Publicidad -