Procesamiento con prisión preventiva para la diputada radical Aída Ayala

La Cámara Federal de Apelaciones de Resistencia, Chaco, confirmó el procesamiento con prisión preventiva de la diputada oficialista y ex intendenta de Resistencia, acusada de integrar una “banda” dedicada al lavado de dinero, lo que reactiva el tratamiento de su desafuero, que había sido desestimado por Cambiemos en junio pasado.

La dirigente radical informó que pedirá a sus pares en la Cámara de Diputados “que resuelvan de inmediato la suspensión de mis fueros y me permitan ponerme a disposición de la Justicia”.

Ayala fue procesada por cinco delitos: negociaciones incompatibles con la función pública, enriquecimiento ilícito, fraude en perjuicio de la administración pública, incumplimiento de deberes de funcionario público y lavado de activos.

A través de una carta, la ex intendenta de Resistencia manifestó: “No me escudaré en los fueros parlamentarios, esclareceré los hechos y mi falta de responsabilidad en el lugar que corresponde: los tribunales de justicia”.

Allí también sostuvo que el fallo de la Justicia en su contra “no tiene nada que lo sustente”, y que “no hay ninguna prueba en el expediente de que se hubiera modificado mi patrimonio, así como tampoco que hubiera algún beneficio indebido en esa contratación y/o sobre precio en el contrato, que sigue actualmente en vigencia. La sentencia es groseramente arbitraria”.

Entre los años 2003 y 2015, mientras fue intendenta de Resistencia, Aída Ayala habría beneficiado a la firma recolectora de residuos “Pimp SA”, que es investigada por supuestos delitos de lavado.

Te puede interesar
La Justicia le pidió a Florencia Kirchner un nuevo informe sobre su estado de salud

Con el fin de diferenciarse de la actitud que tomó Julio De Vido, ex ministro de Planificación durante el kirchnerismo, de resistirse ante el pedido del juez de ser apartado para su juzgamiento, la legisladora chaqueña admitió su desafuero tras una conversación con el jefe de bloque, Mario Negri, y con el jurista radical Ricardo Gil Lavedra.

Comentar
- Publicidad -