Un surfista muere de una ameba comecerebros tras visitar una piscina de olas

Fabrizio Stabile, un surfista de 29 años, murió el pasado 21 de septiembre por una infección al sistema nervioso conocida como “ameba devoradora de cerebros”. La muerte se produjo después, que el joven visitara una piscina de olas en Waco (Tejas). El centro lúdico se ha cerrado para realizar las pruebas de ameba.

Según informan los amigos de la víctima a través de una página creada para recaudar fondos para crear una fundación en su nombre, Stabile sintió un dolor de cabeza repentino y severo mientras cortaba el césped, poco después de regresar de las piscina de olas.

Empeoró al día siguiente, hasta el punto que no podía moverse ni hablar coherentemente. Su familia lo llevó de urgencias a un hospital de la zona, donde fue atendido por síntomas de meningitis: “Le hicieron pruebas de multitud de enfermedades causadas por diversas bacterias y virus, pero los resultados fueron negativos o no concluyentes“.

Finalmente dio positivo por Naegleria fowleri el jueves 20 de septiembre, un día antes de su muerte. La meningoencefalitis amebiana primaria (MAP) es una enfermedad rara y extremadamente grave: tiene una tasa de mortalidad del 98%, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

Cuando se le diagnosticó a Fabrizio, ya era demasiado tarde para administrarle el medicamento que previamente se le había suministrado a tres de los únicos cinco supervivientes conocidos en Estados Unidos.

Te puede interesar
Deciden si condenan a una maestra que tuvo sexo con alumna de 17 años

Su familia y amigos quieren crear ‘The Fabrizio Stabile Foundation para Naegleria Fowleri Awareness’ para concienciar y educar al mayor número posible de personas sobre esta rara infección y mantener viva la memoria del joven surfero.

Meningoencefalitis amébica primaria

La meningoencefalitis amébica primaria es un tipo de meningoencefalitis producida por varias bacterias que se encuentran en agua dulce por encima de uno 25 grados, en el polvo del suelo y en aires acondicionados. La infección afecta al sistema nervioso central y se caracteriza por alteraciones en la percepción olfatoria, seguimientos de fiebre de presentación repentina, cefalea, vómitos, signos de irritación de las meninges, confusión y coma. La tasa de mortalidad es de un 98% para esta enfermedad rara.

Comentar
- Publicidad -