El viaje hacia el crecimiento personal

Muchos filósofos y humanistas describen las etapas de la vida como un gran viaje, como si de las paradas de un tren se tratasen y fuéramos recorriendo por nuestras vías de la vida desde un punto A, nuestro nacimiento, a un punto B, en el que perecer.

Y tal vez sea un símil con más parecido real que el  que pudiera parecernos a primera vista, pues el crecimiento personal tiene mucho que ver con la riqueza cultural que proporciona la actividad de viajar, de hecho, hay pocas experiencias que te hagan crecer más como persona, en el sentido más amplio de la palabra. 

Hay situaciones y vivencias que nos marcan, qué duda cabe, sobre todo las relacionadas con el dolor, que popularmente se dice que hacen madurar a la persona, pero si hablamos de crecimiento, con todas las connotaciones que esa palabra implica, el viaje es un aporte singular, único de cultura y educación que abre mente y alma. “Viajar es fatal para el prejuicio, la intolerancia y la estrechez de mente.  Una visión más amplia de las cosas no puede ser adquirida vegetando  en una pequeña esquina del mundo durante toda la vida”, Mark Twain. 

Cuando tenemos la oportunidad de viajar, ese regalo en forma de tiempo que nos permite alejarnos de nuestra realidad y conocer otras nuevas,  nuestra percepción de las cosas que nos rodean cambia, y cambia desde el momento en que entramos en estación de tren con nuestros Billetes de Tren y AVE en la mano, caminando junto a los demás con un objetivo en común: subirnos a un tren que nos llevará a nuestro destino elegido. Desde ese mismo instante, conectamos con personas a las que nuestras vidas cotidianas nunca nos habrían puesto en el mismo camino, incluso a veces, con la magia del viaje, nacen desde ese mismo vagón amistades para toda la vida o las más bellas historias de amor. No lo pienses demasiado, y si tienes la oportunidad de una escapada, entra en Trenes.com y descubrirás la mejor forma de viajar y… quién sabe qué aventuras te esperan desde el mismo instante en que otros como tú están comprando sus billetes en Trenes.com, la web que te garantiza los mejores precios. 

Cada destino, una aventura; cada aventura, un descubrimiento personal 

Cada viaje es único, especial e irrepetible, en cuanto a que, aunque eligiendo el mismo lugar que visitar, no podemos controlar las variables, y podemos mil veces volver a la Playa de las Catedrales, que cada vez nos encontraremos con un mar distinto, una gente distinta, una experiencia nueva por vivir. Y es que este pedazo de cielo, conocido por los lugareños como la Praia de las “Augas Santas”, y que la naturaleza nos ha regalado, te hace sentir infinitamente pequeño ante tanta grandiosidad. Esta playa se encuentra a unos diez kilómetros al oeste de la localidad de Ribadeo y ha sido declarada Monumento Natural por la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Galicia. 

Estando en la zona, se hacen obligadas las visitas a Illa Pancha y a la Basílica de San Martiño de Mondoñedo, situada en el municipio de Foz, que está llena de historia, siendo considerada la catedral más antigua de España. 

Y si quieres dar un toque de magia a tu viaje, no te perderás Llegar hasta la Cascada del Cioyo, en Castropol. Este precioso lugar es una pequeña aventura, pero merece la pena perderse para encontrarse con este rincón, que con certeza habrá sido, o es aún hoy, lugar de reunión de hadas y duendes. 

Salir del país, algo que todos deberíamos hacer más de una vez en la vida 

Cuando visitas otro país, sobre todo si no estás acostumbrado a salir de tus fronteras, es inevitable compararlo con el tuyo y es cuando te das cuenta de las cosas positivas y negativas de cada uno y llega ese enriquecimiento cultural y social del que venimos hablando durante todo este artículo, al aceptar esas diferencias, al sumarlas y hacerlas crecer dentro de ti. Es un verdadero placer el fijarte en cada una de esas características diferenciadoras, sus paisajes, sus carreteras y disfrutas de las variedades en el acento, en las costumbres y en la idiosincrasia propia de cada país.   

Cuando visitas un país como Praga, el mundo cobra otro sentido. En palabras del mismísimo Kafka “Praga no deja escapar, esta pequeña madre tiene garras…” 

Si quieres realmente sentir Praga, piérdete por sus calles, conoce a sus gentes, su gastronomía, mézclate sin miedo a lo desconocido. Sólo así se vive un país. Pero además, para absorber toda su riqueza y no perderte los detalles históricos, las curiosidades y los lugares más bellos y pintorescos, únete a los free tours. Con cualquiera de los tour gratis por Praga, recibirás una clase magistral de historia, pero de forma didáctica, cercana y divertida. Si después de disfrutar del servicio de United World Tours estás satisfecho, puedes dejar una propina a guía por su tiempo, su compañía y su conocimiento, pues como decimos, estas visitas guiadas por la ciudad no tienen coste alguno. 

Descubrir otras culturas te hace reflexionar acerca de muchas cosas, pero sobretodo acerca de las grandes diferencias que existen en el mundo, de este modo ya no nos sentiremos el ombligo ni un segundo más, y eso es crecer y ser mejor persona. Estos contrastes nos ayudan, así mismo, a darnos cuenta también de cómo somos nosotros mismos y que la visión de nuestro mundo es muy limitada, pues se basa solo en nuestro entorno. No se puede ver más allá, si no conocemos más allá. Este pilar fundamental para de la vida, que es el descubrimiento de los que no es ajeno, nos ayuda a ser más tolerantes, ya que rápidamente nos damos cuenta de que no podemos pretender que todos actúen igual ni que lo hagan acorde a como yo espero o como estoy acostumbrado que sea en mi país.  

Cada país, con cada una de sus culturas, es literalmente un mundo y conocerlos amplía nuestra visión de la vida y nos abre la mente, incluso en lo referente a nuestros propios sueños y objetivos. 

Comentar
- Publicidad -