Twitter consulta a los usuarios para combatir el lenguaje deshumanizador

Del Harvey

Las plataformas de medios sociales se enfrentan a su mayor decisión de los últimos años: acabar con los «trolls» y acosadores, algunos maestros en la orden a la difamación, que empañan todas sus aportaciones a la sociedad.

La compañía, en una publicación firmada por Vijaya Gadde y Del Harvey, responsables de políticas y confianza de la red, ha anunciado que antes de introducir una nueva norma interna sobre mensajes quieren contar con la participación de los usuarios.

La medida se adopta después de tres meses analizando cómo acabar con el lenguaje deshumanizador en Twitter, al que atribuyen la capacidad de “normalizar la violencia” y que contradice las normas contra conductas que favorezcan el odio.

La compañía considera que el lenguaje deshumanizador consiste en tratar a los demás como “menos que humanos” al negarles las cualidades o la naturaleza propia del hombre. “Algunos ejemplos incluyen comparaciones de grupos con animales o virus o la reducción de estos a sus órganos sexuales”, explican las autoras.

La política contra las conductas de odio de Twitter prohíbe la promoción de la violencia o ataques directos contra otras personas por su raza, etnia, origen geográfico, orientación sexual, género, religión, edad, discapacidad o patologías. Pese a estas limitaciones, muchos usuarios han seguido denunciando la existencia de mensajes que, aunque no rompen las normas internas, son considerados abusivos.

Te puede interesar
Fernández habló de sus twitts sobre los sanjuaninos y pidió perdón: "Fue un elogio"

Por esta razón, Twitter quiere incluir los contenidos deshumanizadores dentro de sus categorías, aunque no conlleven un ataque directo. Se amparan en estudios como el de Susan Benesch, profesora de Harvard y directora del proyecto Discurso Peligroso, que ha descrito cómo el lenguaje deshumanizador puede hacer que la violencia parezca aceptable. O en el de Herbert Kelman, profesor de ética social en la misma Universidad, quien ha apuntado estos contenidos como causa de la reducción de la resistencia a los comportamientos violentos.

Twitter, además de disponer de un equipo de ONG y expertos, quiere contar con la opinión de sus usuarios, que son quienes perciben y sufren determinados lenguajes y contenidos. De esta forma, hasta el próximo 9 de octubre permanecerá abierta una encuesta cuyos resultados se sumarán a los grupos de trabajo de la red social, que incluyen ingenieros e investigadores.

Comentar
- Publicidad -