Iglesia católica alemana se disculpa con víctimas de abusos sexuales

Reinhard Marx

La Iglesia católica de Alemania pidió “perdón” por los miles de casos de abusos sexuales a menores que cometieron sus sacerdotes durante décadas. Además, por haber mirado hacia otro lado como institución, ignorando a las víctimas.

El presidente de la Conferencia Episcopal Alemania, Reinhard Marx, fue el encargado del pronunciamiento en la presentación de un informe independiente encargado por la iglesia que documenta al menos 3.677 casos de abusos sexuales, cometidos por 1.670 religiosos católicos entre 1946 y 2014.

“Durante mucho tiempo se ha mentido en la Iglesia, se ha mirado hacia otro lado y se ha ocultado. Pido perdón por toda esta claudicación y por todo el dolor”, dijo Marx este 25 de septiembre, quien admitió sentir “vergüenza” por “la confianza destruida, por los delitos cometidos por personas de la Iglesia” y “por los que miraron hacia otro lado por no tomarse en serio lo que sucedía y no preocuparse por las víctimas”.

El máximo responsable de la Conferencia Episcopal del país europeo señaló que el informe es el primer paso en un largo camino para analizar, afrontar el problema y tratar de recuperar la confianza.

La asociación de víctimas aseguró que parte del proceso de reparación implica revisar las “estructuras” de la Iglesia católica que ampararon estos abusos sexuales.

El responsable del estudio, Harald Dressing, profesor del Instituto Central para la Salud Espiritual de la Universidad de Mannheim, aseguró que las cifras de abusos sexuales se mueven en una “dimensión totalmente distinta”, según su portavoz Matthias Katsch.

Es “probablemente la punta del iceberg”

Dressing subrayó que, dadas las limitaciones del estudio, los casos que han podido registrar tras investigar las actas de 38.000 sacerdotes son un cálculo claramente “a la baja” y “probablemente la punta del iceberg cuyo tamaño real desconocemos”.

El informe apunta que casi todas las víctimas eran menores de 13 años y en su mayoría varones y que sus casos fueron usuamente llevados a cabo por sacerdotes con los que las víctimas mantenían algún tipo de vínculo religioso.

“La conclusión es que la reacción de la Iglesia fue inadecuada. La protección de la institución y de los sacerdotes tuvo prioridad frente a las víctimas”, sentenció Dressing.

Para dos tercios de las víctimas, los ejecutores de los abusos eran sus confesores o curas con los que mantenían algún tipo de vínculo religioso.

El contenido del estudio fue avanzado parcialmente por medios locales desde hace semanas, la investigación señaló entonces que la Iglesia se lamentaba por la situación y recordaba que el propósito de la Conferencia Episcopal era presentarlo en toda su dimensión.

Comentar
Este espacio de discusión que brinda Crónica, debe ser usado para que divulgues tus inquietudes, reclamos y opiniones de manera honesta y constructiva para un buen uso de este portal.
No será admitido ningún tipo de expresión que vaya en detrimento de raza, nacionalidad, condición social o sexo porque no es el contexto de discusión de este espacio.
Los comentarios que divulguen insultos, injurias, calumnias o denuncias no documentadas tampoco serán admitidas en forma anónima y en lo posible tampoco de forma registrada. Cualquier tipo de expresión que contenga los temas anteriormente mencionados serán moderados siempre y cuando parte de ello sea constructivo a la dicusión, omitiéndose o tachándose de acuerdo a lo convenido anteriormente. Si vas a exponer tus ideas, te invitamos a que lo hagas libremente dentro de un marco responsable. Para ello, acepta estos términos y condiciones.
- Publicidad -