La cacería de ballenas en discusión

Hace pocos días finalizó en Brasil, la 67 Reunión de la Comisión Ballenera Internacional (CBI), el organismo mundial encargado de regular la cacería de ballenas.

La escena se repite año tras año: los países conservacionistas se enfrentan a los cazadores. Es una lucha de poco margen, en la que no  alcanzar un porcentaje -que a priori parece un tema burocrático- puede transformarse en un revés para los años de lucha contra la cacería.

Las organizaciones ambientalistas presentes destacaron entre las conquistas de esta nueva reunión que con el apoyo de una clara mayoría de países, la Declaración de Florianópolis consagra la importancia de las ballenas en el ecosistema global y a la CBI como un organismo de conservación. “La declaración aprobada este año es bienvenida y necesaria para avanzar en un mundo donde las amenazas a las ballenas, como el cambio climático, la contaminación por plásticos, las exploraciones sísmicas y la pesca industrial, aumentan año tras año” expresaron desde Greenpeace, por ejemplo.

También se logró rechazar los intentos de acabar con la prohibición de la caza comercial de ballenas. El Gobierno de Japón y sus aliados pro-caza de ballenas intentaron llegar a un acuerdo para socavar la prohibición existente sobre la caza comercial de ballenas. Su propuesta ‘Way Forward’ (“Adelante”) suscitó un acalorado debate, pero finalmente fue rechazada de forma rotunda por una clara mayoría de los países (41 frente a 27). La caza comercial de ballenas, que ha estado prohibida desde hace más de 30 aƒos, es una de las pocas amenazas a las ballenas que podemos controlar de forma inmediata.

La caza comercial de ballenas está prohibida pero países cazadores lo hacen con argumentos científicos.

A pesar de los mejores esfuerzos y las grandes esperanzas, nuevamente no hubo suficiente apoyo para la creación de un santuario de ballenas en el Atlántico Sur. Aunque contaba con un claro respaldo mayoritario, no tuvo los dos tercios de los votos que necesitaba.

Si bien el nivel de apoyo a la propuesta de creación del santuario fue amplia, el resultado fue de 39 votos a favor, 25 en contra y 3 abstenciones. El 61% de votos favor no alcanzó a lograr el 75% necesario para su aprobación ya que esto es lo requerido cuando se tiene que realizar una enmienda a la convención.

Los países que bloquearon el Santuario con su voto negativo impidieron aumentar la protección de al menos 54 especies, que representan más del 60% de la diversidad mundial de cetáceos que habitan en las aguas del Atlántico Sur. Estas especies son de alto interés para las comunidades costeras tanto de los países proponentes como para otros estados del continente africano de la costa Atlántica ya que su presencia ha permitido el desarrollo de una importante industria de observación responsable de ballenas.

Roxana Schteinbarg, directora de Conservación del Instituto de Conservación de Ballenas (ICB) tuvo la oportunidad de efectuar una Declaración ante la plenaria con el apoyo de más de 16 organizaciones representando conjuntamente el interés de millones de ciudadanos que esperaban con ansias la creación de este santuario. Schteinbarg expresó la importancia que tiene este Santuario para ampliar la protección de las especies y poblaciones de ballenas de la cuenca oceánica del Atlántico Sur. También destacó que su aprobación mostraría la evolución positiva de este foro, incorporando el respeto de los derechos de una región y sus comunidades que se benefician por la presencia de las ballenas.

“Una vez más vemos cómo países que no pertenecen a la región bloquean al Santuario. La propuesta tiene bases científicas y un plan de manejo con objetivos claros, sin embargo la polarización de intereses impidió una vez más su aprobación. Seguiremos desde el ICB apoyando esta importante iniciativa de cooperación internacional para ampliar la protección que las ballenas tienen en el Océano del Atlántico Sur”, expresó Diego Taboada, Presidente del ICB.

Comentar
Este espacio de discusión que brinda Crónica, debe ser usado para que divulgues tus inquietudes, reclamos y opiniones de manera honesta y constructiva para un buen uso de este portal.
No será admitido ningún tipo de expresión que vaya en detrimento de raza, nacionalidad, condición social o sexo porque no es el contexto de discusión de este espacio.
Los comentarios que divulguen insultos, injurias, calumnias o denuncias no documentadas tampoco serán admitidas en forma anónima y en lo posible tampoco de forma registrada. Cualquier tipo de expresión que contenga los temas anteriormente mencionados serán moderados siempre y cuando parte de ello sea constructivo a la dicusión, omitiéndose o tachándose de acuerdo a lo convenido anteriormente. Si vas a exponer tus ideas, te invitamos a que lo hagas libremente dentro de un marco responsable. Para ello, acepta estos términos y condiciones.
- Publicidad -