El Vaticano y China alcanzaron histórico acuerdo para reanudar relaciones diplomáticas

Las relaciones entre el Vaticano y la República Popular China se rompieron en 1951 tras la decisión del mandatario de turno del gigante asiático de expulsar al nuncio apostólico en Beijín y a miembros de misiones católicas.

Un histórico acuerdo fue tramitado entre el Vaticano y la República Popular China para lograr el deshielo en las relaciones diplomáticas entre ambos estados, que se rompieron en 1951 tras la decisión del mandatario de turno del gigante asiático de expulsar al nuncio apostólico en Beijín y a miembros de misiones católicas.

El primer paso tras el acercamiento es el reconocimiento por parte de la Santa Sede a siete de los 60 obispos que fueron nombrados por el régimen sin el consentimiento de Roma; seis de ellos siguen con vida y uno ya falleció.

Monseñor Pietro Parolin, secretario de Estado del Vaticano, expresó en una comunicación grabada que “el papa Francisco, como sus predecesores inmediatos, mira con especial atención al pueblo chino, lo que se requiere ahora es unidad, confianza, se requiere un nuevo impulso para que los nuevos pastores sean reconocidos por los sucesores de San Pedro, por el papa y por las legítimas autoridades civiles”.

Comentar
- Publicidad -