Obispos se reunieron con Vidal para analizar la crisis económica y la desocupación

Los temas principales fueron la creciente necesidad en los barrios más humildes de la provincia y la urgencia de una buena gestión del Estado y los actores sociales, como la Iglesia y organizaciones.

Sin embargo, no todo fue coincidencias en torno a una lectura social, ya que sobre la mesa yacía el reciente comunicado de la Comisión Episcopal de la Pastoral Social, la cual a horas de la detención del dirigente social Juan Grabois planteó su “preocupación” por el procedimiento de la policía frente a quienes “han manifestado una conducta respetuosa de la paz social”.

Evidentemente, entre el gobierno y el sector más progresista de la Iglesia hay acuerdos generales en torno a la necesidad de contener, pero eso encuentra grietas cuando se discute cómo y con qué actores.

Los obispos católicos cuyas diócesis están en el Conurbano le advirtieron ayer a la gobernadora María Eugenia Vidal que en esa región de la Provincia se están sintiendo los efectos de la crisis económica y la creciente desocupación, a tal punto que la Iglesia no sólo asiste a los sectores más vulnerables de ese territorio sino también a familias de clase media que antes no pedían ayuda.

En una reunión de casi dos horas en la Casa de la Provincia en la capital, los obispos acordaron con Vidal en la necesidad de “priorizar la paz social”, aunque no avanzaron con la Gobernadora en el reclamo de los intendentes del PJ que piden la declaración de la emergencia tanto en materia alimentaria como social, en un formato político que no cae bien a la administración bonaerense.

Comentar
- Publicidad -