Comerciantes se muestran muy críticos con la situación de los alquileres

Desde la Cámara Inmobiliaria lo habían anticipado, pagar para permanecer en un local todos los meses en la ciudad petrolera ya es una odisea. No es imposible, pero hay que trabajar mucho. En una peluquería de la zona céntrica, su dueño trabaja más de diez horas para sostener el comercio. Una señora en la calle 9 de Julio paga 48.000 pesos de alquiler y le cuesta mucho mantener la actividad. Los ejemplos son muchos, el contexto preocupa a un grupo muy grande de personas y parece que no fuera a mejorar.

Un relevamiento por la zona céntrica que Crónica realizó con respecto a la situación de los alquileres en Comodoro Rivadavia arrojó como resultado caras de preocupación y desesperanza. La actividad en los comercios de la ciudad ha bajado y mucho, eso no es ninguna novedad. Es algo que todos saben. Norma Almonacid, dueña del comercio “Dancing”, ubicado en la Galería Paseo del Sur, alquila desde hace nueve años en el mismo lugar. Siempre vendió ropa de baile, deportiva, e indumentaria para hockey y natación. Cuenta que “desde el cambio de gobierno, el alquiler aumentó un ciento por ciento”.

“Pago más de 13.000 pesos de alquiler, y si sumo las expensas son 7.000 más. Entre una época y la otra, la cosa cambió mucho. El año pasado pagaba 6.000 pesos de alquiler. El contrato se me vence el año que viene, yo creo que ahí se va a volver a disparar mucho el monto. Las ventas han bajado más de un cincuenta por ciento si trazamos una comparativa con la gestión del gobierno anterior. Uno sobrevive hasta donde puede”, planteó Almonacid.

Te puede interesar
Manifestación contra el loteo de la playa Bajada de los Palitos

Un local más atrás se encuentra la peluquería “Gabriel”, con una amplia trayectoria en la ciudad. Ramiro Vallero alquila en la Galería Paseo del Sur hace nueve años y últimamente se esfuerza mucho por lograr sostener su negocio. “El precio del alquiler es más o menos módico, pero elevado si tenemos en cuenta la situación que estamos viviendo. Los aumentos siempre son proporcionales, la verdad es que no sé si es alto o no el valor, pero sí es difícil llegar para pagarlo. Por lo menos a comparación de otros años, uno antes tenía una accesibilidad y llegaba de otra manera”.

Vallero paga un alquiler dentro de todo “accesible”, pero hay otros factores que afectan su economía mes a mes. En la galería, hay gastos que se comparten entre todos los comerciantes. Con los tarifazos de los últimos tiempos, esos montos se dispararon en forma desproporcionada. Hoy por hoy, pagar el gas y la electricidad (dos ejemplos claros, pero hay otros) es muy complicado. Además, hay que tener en cuenta que el precio del corte de pelo no puede aumentarse porque sí. Quizá los costos para sostener un rubro aumentan, pero los sueldos no, eso sigue estático. “No sé si la ganancia vale o no la pena a fin de mes, pero hay que trabajar igual, no nos queda otra”, concluye Vallero.

 

Comentar
- Publicidad -