Kim Jong-u y Moon Jae-in cierran cumbre con simbólico encuentro

Kim Jong-un y Moon Jae-in, los líderes de Corea del Norte y Corea del Sur, respectivamente, pusieron punto final a su cumbre en el Norte ascendiendo al monte Paektu, la cumbre más alta de la península coreana y considerado símbolo nacional en ambas Coreas.

El volcán inactivo, es según el folclore coreano el sitio dónde nació el pueblo de la península y un lugar de peregrinación obligado, aunque los surcoreanos deben viajar a China para llegar al monte por el lado septentrional, ya que se encuentra ubicado en la frontera entre Corea del Norte y el gigante asiático.

Precisamente Moon, sureño hijo de refugiados norcoreanos que huían de la guerra, le había comentado a Kim que pese a haber tenido muchas veces la oportunidad de subir por el lado chino de la montaña siempre lo había descartado con la esperanza de poder coronarla algún día ascendiendo por la falda norcoreana.

La instantánea sirve como resumen para esta cumbre que se ha saldado con una declaración conjunta en la que Corea del Norte manifestó estar dispuesta a desmantelar más instalaciones de su programa nuclear a cambio de que Estados Unidos implemente lo acordado en la cumbre de Singapur.

Tanto el presidente estadounidense, Donald Trump, como el secretario de Estado, Mike Pompeo, han recibido positivamente el resultado de la cumbre y han dicho que Washington ya está buscando reiniciar el estancado diálogo con Pionyang sobre su desnuclearización. Esta tercera cumbre intercoreana de 2018 ha servido para desatascar el diálogo EE.UU.-Corea del Norte.

Te puede interesar
Piden nombrar comisión para interrogar a Aída Merlano en Venezuela

Por último, y además de la declaración conjunta que incide en la necesidad de reforzar los intercambios económicos y culturales, las dos Coreas firmaron también un histórico acuerdo para rebajar la tensión militar en su frontera. Y para terminar de certificar el buen momento que viven las relaciones intercoreanas, Kim aseguró que antes de fin de año visitará Seúl a invitación de Moon, lo que lo convertiría en el primer líder norcoreano en pisar Seúl.

Comentar
- Publicidad -