Cecilia Agel, lo ritual como práctica

La mayoría de los comodorenses hemos presenciado una sudestada ¿Han prestado atención a esa escena? Un mar bravo que se eleva por los aires; el agua traspasa los límites intermareales, revuelve el fondo, el aire huele a mar impregnándose en el cuerpo, luego la calma y todo vuelve a su lugar. Es una sensación de juego loco por un rato. La obra de Cecilia se parece un poco. Posee la capacidad de conjugar dos sistemas artísticos: las artes visuales y el teatro. Hacer performance, como medio procesual, es casi una marejada.

(Por Irina Sbovoda) Del teatro, Cecilia recupera el trabajo colectivo y el rol del público. Pero su obra dejó hace tiempo de ser sólo teatro para moverse en los canales de las artes visuales. Allí juega y desafía lo establecido por el sistema artístico: el momento de la performance y su registro; indaga el lugar que ocupa la autoría de las obras y sobre todo no quiere un público pasivo, sino comprometido y cómplice.

-¿Por qué elegiste formarte en teatro?

-Ya desde muy chica me encantaba el teatro, aunque no sabía bien qué era… me producía muchísima empatía todo lo que veía. Alguna que otra vez mis viejos nos llevaron, a mí y a mis hermanos a ver algo en Buenos Aires. En cada acto de la escuela o el jardín que había, yo moría por participar. Me encantaba el escenario, que el público estuviera ahí. Creo que aún es eso lo que me encanta del teatro, ese acontecimiento convivial, la reunión, el encuentro de un grupo de personas en un punto del espacio y del tiempo. Ese famoso aquí y ahora, lo inesperado por el vivo, no sabés a ciencia cierta qué es lo que va a pasar, por más que tengas todo milimétricamente estudiado. Creo que ese margen de lo impredecible me encanta aún hoy. Otra de las cosas que me encantan de este lenguaje es el uso del cuerpo… sin el cuerpo, nada… es genial eso, somos nosotros, público, actor… somos personas, no objetos.

-¿Cuál es tu poética?

-Bueno no sé si puedo contestar tan claramente ¿cuál es mi poética?, entiendo que atravieso una búsqueda constante, que trabajo mucho con y desde el juego, y estos juegos que juego involucran necesariamente a un otro, lo que hace que siempre trabaje con otros. En este último tiempo mis trabajos no pueden separarse de lo que vivo. Aunque esto siempre sucede, trabajo de manera más consciente con eso. Y así como los trabajos no se pueden separar de lo que vivo, mi búsqueda espiritual tampoco puede hacerlo. Creo que todos nos constituimos como un todo, como algo íntegro, seamos conscientes de eso o no.

-¿Qué procesos empleas para producir?

-En general tardo mucho tiempo para concretar las ideas, las pienso, las anoto, y decantan… capaz pasan seis meses o un año hasta que las empiezo a realizar. No tengo una sistematización en la producción porque realizo cosas muy distintas, tal vez por eso puedo ir haciéndolas a la par, si me canso de una, sigo con otra; o regulo la energía y las ideas, y en general trabajo en más de una cosa por vez.

Desde hace un tiempo, como cuatro años aproximadamente, ya no pienso en formato teatral, las ideas pasaron a ser más comprimidas, más “yo en situación”, en vez de ponerme en los zapatos de otro. Antes todo era en ese formato, pero los 30 me vinieron con una crisis de identidad que claramente marcó mi manera de pensar y de hacer.

-¿Cómo articulás la producción teatral con la producción performática, que se mueve dentro del campo de las artes visuales?

Como puedo…¡jaja! no es algo que pienso ni que busco estratégicamente en cada trabajo.

Siempre me gustó la idea de usar los códigos de un lenguaje artístico para meterlos en otro… nunca supe cómo llevarlo a cabo, hasta que sin ser del todo consciente, creo que me aproximo un poco. Entiendo que los códigos del teatro los tengo incorporados en toda práctica, por lo que cualquier trabajo que encare, aunque sea un bordado, no puedo dejar de transitarlo teatralmente.

También es cierto que vivo con un artista visual y que su búsqueda, su mirada y su trabajo sí o sí interfieren, construyen y deconstruyen mi trabajo y por ende mi búsqueda.

-¿Por qué producir arte en Patagonia?

-Primero porque es el lugar donde vivimos. El lugar donde vivimos sea cual sea, es el lugar para producir. Vivo en Patagonia desde hace casi 35 años, mi vida es en Patagonia, por muy poco tiempo viví en otros lados.

Es cierto que estamos lejos, de muchos circuitos, de muchos mercados, de posibilidades de formación y de muchos de los espectadores, pero eso no es condición en el hacer. Una de las grandes características de las producciones artísticas patagónicas es el movimiento, hay que moverse, ir, venir… buscar en otros lados, esa parte me encanta, aunque por momentos es agotadora. Y ¿por qué?…¿Porque no?

-¿Qué es Patagonias: un archivo (im)posible, cómo es el trabajo colectivo? ¿Cuál fue el recorrido que hicieron y que harán?

-Nos conformamos como colectiva de artistas patagónicos trans-disciplinarios en el año 2016. Todo surge por el programa Escena Pública, del Ministerio de Cultura de la Nación, para artistas con una formación en arte transdisciplinar. Somos siete: Tamara Padrón de San Martín de los Andes, Maia Gattas Vargas de Bariloche, Álvaro Martín y Gabriela Hernández de Lago Puelo, Nerea Parker de Toay, Maximiliano López de Ushuaia y yo que ahora vivo en El Bolsón. Hicimos algunas exposiciones en Ushuaia, en Fiske Menuco y en Bariloche y cada vez que podemos nos encontramos en alguna parte, aunque trabajamos mayormente por internet.

El proyecto consiste en el desarrollo de un archivo poético, abierto y performático que tensione los imaginarios sociales y regímenes de visibilidad en torno a las identidades patagónicas, trabajando sobre tres ejes: cuerpos, territorios y memorias.

Está compuesto y se construye a partir de textos, videos, performance, fotografías, objetos, audios, intervenciones, instalaciones, situaciones y acontecimientos de carácter interdisciplinario y transdisciplinario, que forman una instalación abierta e interactiva. Al mismo tiempo, el Archivo posee un espacio digital https://patagoniasarchivoi.wixsite.com/archivoimposible/archivador.

Para lo que sigue estamos trabajando en ampliarlo, en sumar trabajos y otros y otras artistas patagónicos.

-¿Qué planes tenes para el futuro?

-¡¡¡Miles!!! Siempre estoy proyectando un montón de cosas a la vez. Por suerte tengo mi sagrado cuaderno de ideas donde aunque sea, anoto la base de lo que quiero hacer y entonces puedo seguir viviendo, sino me comen las ideas. En estos días estoy trabajando en la intervención de una foto, donde el tema de mi maternidad está fuertemente presente. Sigo con la cabeza proyectando un par de cosas para el Archivo. Estoy ideando un juego que mucho tiene que ver con mi búsqueda espiritual. Y planeando un libro objeto con otra artista visual. También trabajo en un proyecto colectivo interdisciplinario en distintas geografías patagónicas con un músico, dos artistas visuales, una artista audiovisual y un sonidista. Sigo dando clases de teatro y performance y sigo aprendiendo.

BIO

Cecilia Agel nació en 1981 en Necochea, Buenos Aires. En 1983 se radicó en Comodoro Rivadavia y desde 2009, vive en la Comarca Andina del Paralelo 42°.

Es artista y Profesora de Arte en Teatro. Recibió una beca de formación en arte transdisciplinar por el Ministerio de Cultura de la Nación. Realizó cursos y seminarios con docentes como Alejandro Piar, Adhemar Bianchi, Coco Romero, Valeria Kovadloff, J.L. Valenzuela, Alberto Kurapel, Jorge Holovatuck, Gabriel Chamé, Walter Velázquez, Leticia Ventrualo, Cesar Bríe, Darío Levín, Verónica Vides, Susana Tambutti, Daniel Fischer y Verónica Meloni.

Los últimos veinte años ha trabajado con diferentes grupos de artistas en la Patagonia Argentina. Sus producciones han recibido premios, menciones y subsidios de varias organizaciones: Instituto Nacional del Teatro, Salón Provincial de Artes visuales Chubut, Salón Nacional de Artes Visuales MACA Junín y Ministerio de Cultura de la Nación.

Hace más de quince años trabaja en la educación del lenguaje teatral y las performances. Trabajó para el área de Cultura del Ministerio de Educación del Chubut en el armado de diseños curriculares, como referente teatral y con el dictado de capacitaciones.

Comentar
Este espacio de discusión que brinda Crónica, debe ser usado para que divulgues tus inquietudes, reclamos y opiniones de manera honesta y constructiva para un buen uso de este portal.
No será admitido ningún tipo de expresión que vaya en detrimento de raza, nacionalidad, condición social o sexo porque no es el contexto de discusión de este espacio.
Los comentarios que divulguen insultos, injurias, calumnias o denuncias no documentadas tampoco serán admitidas en forma anónima y en lo posible tampoco de forma registrada. Cualquier tipo de expresión que contenga los temas anteriormente mencionados serán moderados siempre y cuando parte de ello sea constructivo a la dicusión, omitiéndose o tachándose de acuerdo a lo convenido anteriormente. Si vas a exponer tus ideas, te invitamos a que lo hagas libremente dentro de un marco responsable. Para ello, acepta estos términos y condiciones.
- Publicidad -