Encuentran un explosivo y ante el peligro del traslado lo detonaron en el lugar

En la mañana de ayer fue encontrado un mortero de 61 milímetros con una espoleta que parecía activada y lista para detonar.

El hallazgo lo hizo una vecina, Corina Álvarez, que cruzaba por un baldío que se ubica en la intersección de las calles Rubén Darío y Dolores Mora, en el barrio Restinga Alí. El explosivo estaba semienterrado y se veía bastante corroído. Inmediatamente dio aviso a la policía y momentos después llegó el oficial Pablo Dávila de esa Comisaría para establecer con su personal un perímetro y evitar que pasen más personas.

Ángel Martiarena es un vecino que tiene un taller justo al frente y en diálogo con Crónica explicaba que “nosotros pasamos siempre por ahí, nunca vimos nada, también dejamos a veces los vehículos que tenemos para reparación. Debe haber aparecido ahora porque hace casi un mes vino una máquina de la Municipalidad a sacar la basura que había amontonada y removió la tierra, debe ser eso” aseveró.

Inmediatamente después se le ordenó al sargento ayudante Félix Álvarez, técnico superior en Desactivación de Explosivos que fuera hasta el lugar. Debido al estado de corrosión -y la poca certeza de si contenía explosivos o no- se le ordenó al comisario Juan Ale, que además es brigadista de explosivos, ir a evaluar la situación. Luego de hacerlo Ale informó a la Fiscalía Federal que lo aconsejable era no manipularlo sino detonarlo en el lugar y esto fue lo que finalmente se hizo. Para esto fueron evacuados los vecinos de la zona.

 

Comentar
- Publicidad -