La caída de la actividad y del consumo está golpeando a supermercados

Fernando Aguirre

Con la devaluación de mayo y junio, se espera una caída aún peor en los próximos trimestres.

El vocero de la Federación Argentina, Fernando Aguirre, aseguró que la depresión no es nueva, que lleva muchos meses. “Hay una caída del consumo que viene de hace varios meses, porque los salarios son el último precio que se ajusta”.

“La caída del consumo viene de hace varios meses, cada vez que hay una crisis pasa lo mismo”, sostuvo en declaraciones a radio Continental.

“Los salarios son el último precio que se ajusta. Los precios siguen subiendo, el salario está quieto y la gente no puede comprar, o por lo menos no puede comprar lo que compraba antes”, amplió.

Aguirre agregó que en el contexto actual “congelar los precios es un paliativo” y afirmó que decir que los supermercados son los “culpables” de la inflación “no resiste el menor análisis, no tiene sustento. En la Argentina los supermercados tienen problemas serios de rentabilidad, sobre todo las cadenas pequeñas y regionales”.

“Lo que nosotros vemos es que todos los gobiernos usan la cotización del dólar como una herramienta antiinflacionaria. Durante la época del 1 a 1 pasaba lo mismo: el dólar tenía un precio ficticio que servía para tener controlada la inflación, pero cuando fue a su precio natural vino la crisis”, declaró.

Te puede interesar
La AFIP derogó la obligación de archivar facturas a para hoteles y restaurantes

Calificó además como “muy serio” que los supermercados tengan que esperar 18 días hábiles en cobrar las compras con tarjeta. “En el caso de las tarjetas de débito, la acreditación debería ser inmediata. Otro tema es el monto de las comisiones, que acá son de las más grandes de Latinoamérica”, concluyó.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), en abril las ventas en los supermercados acusaron una baja importante. Las ventas a precios constantes, que indican el volumen de lo vendido, llegaron a un total de $21.473,4 millones , lo que representa una caída de 2,1% respecto a abril de 2017.

De acuerdo a las consultoras privadas, los datos negativos se registran también en mayo, cuando comenzó el traslado de precios por la suba del dólar.

Con la devaluación y el posterior aumento de precios, se espera que la situación empeore en los próximos meses. Además, el macrismo impuso paritarias por abajo de la inflación lo que no permite mejorar el poder adquisitivo de los trabajadores. Según el Indec, la caída de las ventas en abril fue del 2%. Hay que considerar que la devaluación comenzó a fines de ese mes. El consumo tendrá otro año muy malo

Comentar
- Publicidad -