Fiscalía de EE.UU. imputa a doce agentes rusos por espiar la campaña de Clinton

Doce oficiales de la inteligencia militar rusa ingresaron a la campaña presidencial de Clinton y al Partido Demócrata y liberaron decenas de miles de comunicaciones privadas en una conspiración del Kremlin para inmiscuirse en las elecciones estadounidenses de 2016, según una acusación anunciada días antes Cumbre del presidente Donald Trump con el presidente ruso, Vladimir Putin.

El vicefiscal general, Rod Rosenstein, informó que el fiscal especial que investiga la trama rusa, Robert Mueller, imputó a estos doce agentes de inteligencia del Kremlin por haber hackeado datos de una red de ordenadores de la campaña de Clinton y del órgano demócrata.

Los cargos incluyen conspiración para atacar a los EE. UU., grave usurpación de identidad y conspiración para blanqueo de dinero. También se les acusa de publicar los correos electrónicos robados de forma ilegal en la página web DCLeaks.

La imputación se enmarca en las pesquisas sobre la supuesta coordinación entre la campaña de Trump y el Gobierno de Vladimir Putin. El anuncio de la acusación se produce solo tres días antes de la reunión que deben mantener precisamente Trump y Putin en Helsinki.

El presidente estadounidense, interrogado sobre la cuestión en Londres, aseguró que preguntaría a su homólogo ruso sobre las informaciones que apuntan a que fue el propio Putin el que autorizó el espionaje. Sin embargo, Trump añadió de forma irónica: “No creo que logre ninguna confesión”.

Trump viajará a Finlandia el domingo, cuando concluya su visita oficial de cuatro días al Reino Unido, en la que ha estado acompañado por su esposa Melania.

Comentar
- Publicidad -