El barrio Médanos con un oscuro arroyo de líquidos cloacales

Luego de haber sufrido las consecuencias de las violentas lluvias del año pasado, el barrio Médanos continúa sufriendo no solo las reparaciones parciales de su vía de ingreso -esperando que la obra de ingeniería que definirá un colector pluvial por el sector se finalice en algún momento- sino que actualmente tiene un profuso y continuo derrame de líquidos cloacales que por momentos, hace prácticamente imposible respirar en la zona, además de que la contaminación se traslada hacia el interior del barrio, ya sea por los vehículos o por transeúntes que deben atravesar el sector.

Pese a los reclamos de varios vecinos, hasta el momento no se ha logrado una respuesta definitiva a la situación, por lo que se ha renovado la queja con la esperanza de que pueda solucionarse una pérdida que se transforma en riesgosa para la salud de los vecinos, particularmente de los niños.

De esta manera, mientras se esperan soluciones definitivas a diferentes problemáticas, que se suman a la escasa presión de agua potable que por momentos dificultan la vida cotidiana de cada familia, se reitera el pedido de atender un antiguo reclamo que se torna más problemático aún cuando llueve, y el agua cloacal avanza hacia los domicilios.

Comentar
- Publicidad -