Hace casi 5 años quiso asaltar restaurante: recibió brutal golpiza de los comensales

Entre las varias causas que tiene en su prontuario Jonathan Javier Díaz (28), alias “Cuerpito”, capturado en las últimas horas en Bariloche, hay un incidente policial que lo pinta en cuerpo y alma: el frustrado asalto a mano armada al restaurante “Puerto La Minuta”, de la calle Necochea 1.558, en la Loma. Fue a comienzos de la segunda semana de marzo del año 2012. Una semana antes había recibido un tiro en un pie en un ajuste de cuentas que no quiso denunciar, y por eso ingresó en muletas al restaurante acompañado de un menor de 16 años también armado.

Afuera, oficiando de “campana” en un automóvil, se encontraba una mujer de 32 años, madre del menor delincuente, con otro hijo pequeño de apenas 5 años.

Había una quincena de clientes en el local comercial cuando hicieron su abrupta aparición los dos delincuentes; mientras el menor apuntaba a todos los presentes acomodados en sus respectivas mesas, Jonathan Díaz en muletas fue hasta la caja registradora para extraer el dinero de su interior, pero no había nada, estaba rota desde el día anterior y se mostró furioso.

El menor asaltante quiso agredir con el arma a un comensal acercándole demasiado el arma y este aprovechó la oportunidad para forcejear y lograr desarmarlo, en tanto otros clientes se sumaron y se fueron contra el joven de muletas y lograron reducirlo y aplicarle varios golpes antes de entregarlo a la policía.

Te puede interesar
Entregarán 60 nuevos títulos de propiedad

Justamente, el menor quiso escapara y otro policía en franco de servicio y proveniente de Esquel evitó que escapara, aunque tuvo que soportar la arremetida de la madre del menor que hacía de “campana”.

En consecuencia, Díaz terminó detenido e internado con custodia en el Hospital Regional por los golpes recibidos; una vez curado, fue alojado en una celda de uno de los pabellones de la Alcaidía policial, donde en octubre de ese mismo año se fugó por un hueco de la celda, en compañía de otro condenado, Lucas Tascón.

A Tascón lo atraparon una semana después y Díaz se entregó al día siguiente. Debía cumplir una pena de 5 años de prisión que le impusieron en septiembre de 2012 tras otro juicio abreviado.
El jueves de la semana pasada fue beneficiado con una salida transitoria y no regresó a su lugar de detención; el viernes, según la policía, fue protagonista de un raid delictivo en busca de recaudar dinero posiblemente para irse a Bariloche, donde finalmente fue detenido en las últimas horas y puesto a disposición, una vez más, de la justicia.

Comentar
- Publicidad -