Tras la amenaza de ruptura, Macri recibe a Carrió

La diputada se sintió presionada por los diputados oficialistas. El encuentro será este viernes en Olivos.

“Que le quede claro a todo Cambiemos, la próxima rompo”, bramó Elisa Carrió, cuando la media sanción del proyecto de legalización de aborto ya era una realidad . La amenaza de la aliada y co-fundadora de la coalición oficialista se escuchó fuerte en el Congreso, pero también tomaron nota en la Casa Rosada, y en las cúpulas del PRO y en la UCR. El presidente Mauricio Macri la recibirá en el mediodía de este viernes en Olivos y a solas.

No está previsto que participe ningún radical del cónclave. Mucho menos, Ernesto Sanz, que regresó a las reuniones de coordinación, aunque la diputada lo tiene en la mira.

Algunos de sus colaboradores más estrechos relativizaban el encuentro e insistían en el carácter periódico de las reuniones entre ambos. También, le bajaron el precio a la amenaza de ruptura. “Fue la calentura”, dijeron.

La titular de la Coalición Cívica estaba entusiasmada en dialogar con el mandatario sobre los créditos para pymes exportadoras y en los avances del proyecto de ley para ampliar el banco de alimentos, una iniciativa propia.

De todos modos, el marco es insoslayable. Carrió quedó dolida y herida por la votación en el Congreso. “Se sintió muy presionada por los dos sectores del bloque, ella quería mantenerse por fuera”, relató a Clarín uno de sus laderos, que conversó durante la madrugada con la diputada. Carrió sintió en carne propia la presión de quienes estaban en contra, como ella, y se sintió excluida y señalada por los que empujaron el proyecto.

Quienes rechazaban la legalización le habían pedido que militara más efusivamente el “No” y el Gobierno, que no obturara el debate. En realidad, la diputada prefirió no exponer sus argumentos, que nada tenían que ver con “las dos vidas” sino -a su entender, como explicaron sus voceros- con la imposibilidad de señalar el inicio de la vida. La presión de quienes rechazaban el proyecto se sintió en particular en su celular y en el de sus asesores, en su última visita al programa de Mirtha Legrand. “Hubo presión adentro para generar una grieta”, se quejaron cerca de la diputada.

Comentar
- Publicidad -