Vecino pide ayuda porque vive una complicada situación económica y de salud

Gabriel Soto es un vecino que reside en el barrio Jorge Newbery, en calle Patagonia 1260, y está transitando una difícil situación económica y de salud. Empujado por su estado anímico, visitó Crónica para exponer su historia y pedir ayuda a la comunidad.En varias ocasiones de la entrevista, Gabriel de 83 años repitió que se encuentra solo y enfermo. “He llegado al extremo de que casi no puedo caminar y solamente la valentía me hace mantenerme de pie. Si yo caigo en la calle no me puedo levantar y quiero que la comunidad tome conciencia y me brinde una mano en este difícil momento”.
Angustiado, el vecino agregó que se encuentra totalmente invalidado porque sus manos y brazos no le permiten hacen ningún tipo de actividad, teniendo miedo de que puede llegar a producirle problemas en la columna. “No sé qué pasa con el juez de familia, ya que le pedí en varias oportunidades que llame a mis hijos para tener una reunión y ver cómo voy a quedar”.

Por otro lado, Soto puntualizó que su vivienda no puede quedar tirada, entonces resolverían los pasos a seguir de forma conjunta con parte de su familia y autoridades de Comodoro Rivadavia que tienen conocimiento de su situación.

“Estoy peligrando morir de frío y de hambre porque no puedo cocinar, ya que estoy perdiendo la movilidad total de mis manos. Me encuentro esperando una ayuda de la municipalidad hace dos meses para que me compren las aberturas de mi hogar y tengo una obra en estado de abandono”, recalcó.

Te puede interesar
Avanza la obra del Club Gimnasia y Esgrima con fondos municipales

El vecino acota que su capital no puede quedar tirado, porque seguramente en unos meses deberá ser internado. “En el lugar no pueden brindarme ningún tipo de asistencia y espero que con esta noticia alguien me ayude”.

Por último, Soto detalló que su casa y él son una carrera contra el tiempo. “Fui canillita mucho tiempo y todo lo que haga el diario por mí le voy a estar eternamente agradecido, porque mi vida pende de un hilo, ya que paso cuatro o cinco días sin comer”, dijo para finalizar su relato de la situación difícil que atraviesa.

Comentar
- Publicidad -