Con Venezuela a oscuras, Guaidó llamó a “tomar” Caracas

Los cortes de energía continuaron en varios estados, en otro día de protestas; el líder opositor quiere movilizar gente de todo el país hacia la capital

Venezuela cumplió ayer su tercer día de suplicio nacional, con el mayor megaapagón eléctrico de su historia empeñado en profundizar aún más -si cabe- el rechazo del país a la revolución bolivariana. Caracas se mantuvo encendida en la mayoría de sus barrios durante 10 horas, pero el apagón regresó al mediodía de ayer entre lamentos e insultos.

Tres jornadas que parecen de otro siglo y que los venezolanos jamás olvidarán. Aeropuertos sumidos en el caos, negocios cerrados, sin semáforos en las calles, rota la cadena de abastecimiento alimentario para la gente, sin televisión y sin noticias de familiares y amigos en el resto del país, una estación más en el vía crucis revolucionario.

El líder opositor, Juan Guaidó, no podía desaprovechar semejante coyuntura. El presidente encargado apostó por anunciar otra “toma” de Caracas, como ya sucedió el 1º de septiembre de 2016. Un reto que, de momento, no tiene fecha fijada.

“Anuncio el recorrido, mi recorrido, de todos los diputados, por toda Venezuela para traerlos a Caracas”, adelantó en medio de la indignación nacional ante un apagón que nadie sabe cuándo finalizará. “Vamos a seguir en la calle hasta cumplir los objetivos”, insistió el líder opositor.

El país que piensa recorrer es víctima hoy de un colapso anunciado durante una década. En Maracaibo, la segunda ciudad en población y capital del estado petrolero de Zulia, el apagón es total desde el primer momento. Sin electricidad, ni agua, ni comida, ni internet, lo que obligó a los supermercados a rematar sus productos, incluso algunas panaderías prefirieron regalar tortas antes que se echaran a perder. Hasta los generadores autónomos de viviendas y negocios fallaban por falta de nafta. Zulia sufre desde hace 15 meses apagones constantes; incluso los fines de semana se reportaron hasta siete horas seguidas sin electricidad.

El transporte se dificultó todavía más, sin subte y con la flota nacional de ómnibus diezmada por la falta de repuestos y el deterioro de las unidades. En el resto del país la situación era igual de lamentable, al margen de la dificultad para conocer la dimensión real del desastre nacional. Netblocks reportó que al mediodía el 96% de las telecomunicaciones del país estaban offline.

Las peores noticias llegaron desde Maturín, en el este del país. “Lamentablemente confirmamos 13 muertos en el Hospital Manuel Núñez Tovar. Este hospital no tiene luz ni planta eléctrica”, afirmó el diputado y oncólogo José Manuel Olivares. Nueve de las víctimas se produjeron en medicina interna y emergencia, más un bebé en la UVI neonatal. En total, 17 muertos en los hospitales, según Olivares, que lidera una organización médica con presencia en todos los centros médicos.

Te puede interesar
Bolsonaro recibirá a Guaidó en una "visita personal"

Además, anoche la ONG Codevida denunció que 15 pacientes renales murieron tras la paralización de servicios de diálisis. “Nueve de las muertes fueron en Zulia, dos en Trujillo y cuatro en Caracas”, detalló Francisco Valencia, director de la ONG.

A esa hora, mediodía, miles y miles de caraqueños intentaban acceder hasta la avenida Victoria, el lugar de concentración elegido por la oposición para protestar una vez más contra el gobierno. Desde el este de la ciudad, los opositores atravesaron varios cordones de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), que bloqueaban el camino, pero finalmente pudieron superarlos sin sufrir represión. “¡Pueblo, escucha, únete a la lucha!”, gritaban los manifestantes a quienes los aplaudían desde los edificios a oscuras.

“Tenemos años denunciando la crisis eléctrica y debemos denunciar que se puede transformar en una crisis de combustible, de hospitales. Esta tragedia tiene nombre y apellido: Nicolás Maduro”, desafió Guaidó durante su intervención.

El presidente reapareció ayer tras 72 horas refugiado en las redes sociales. “¡Amor y resistencia, venciendo la injerencia!”, se defendió con una rima, a la que añadió un clásico popular: “Al mal tiempo buena cara”.

Maduro denunció que el país “está ante la más brutal agresión del imperialismo norteamericano” en su historia. “Están realizando ataques de alta tecnología, ataques electromagnéticos contra las líneas de transmisión”, dijo. También señaló que se había avanzado a casi un 70% de recuperación del servicio y que aspiraban a que el proceso fuera definitivo, además de garantizar el servicio de agua potable.

Muy pocos creen en las excusas revolucionarias, ni siquiera sus antiguos aliados. Desde el exvicepresidente y antiguo zar petrolero Rafael Ramírez hasta quien fuera hombre clave de los servicios secretos, el general Hugo Carvajal, que negó cualquier sabotaje detrás del apagón.

Comentar
Este espacio de discusión que brinda Crónica, debe ser usado para que divulgues tus inquietudes, reclamos y opiniones de manera honesta y constructiva para un buen uso de este portal.
No será admitido ningún tipo de expresión que vaya en detrimento de raza, nacionalidad, condición social o sexo porque no es el contexto de discusión de este espacio.
Los comentarios que divulguen insultos, injurias, calumnias o denuncias no documentadas tampoco serán admitidas en forma anónima y en lo posible tampoco de forma registrada. Cualquier tipo de expresión que contenga los temas anteriormente mencionados serán moderados siempre y cuando parte de ello sea constructivo a la dicusión, omitiéndose o tachándose de acuerdo a lo convenido anteriormente. Si vas a exponer tus ideas, te invitamos a que lo hagas libremente dentro de un marco responsable. Para ello, acepta estos términos y condiciones.
- Publicidad -