En búsqueda de antisueros más potentes para neutralizar el virus que genera síndrome pulmonar

Transmisor: Ratón silvestre colilargo (Foto: gentileza IDEA).

El doctor Fernando Goldbaum es Investigador Superior del CONICET con lugar de trabajo en el Instituto de Investigaciones Bioquímicas de Buenos Aires (IIBBA, CONICET- Fundación Instituto Leloir). A su vez, es cofundador y director científico de Inmunova, una empresa de biotecnología argentina dedicada a la investigación y el diseño de una nueva generación de medicamentos destinados a la salud humana y animal. La Start-up es fruto de las investigaciones desarrolladas en el Leloir por científicos del CONICET.

(Por Denise Targovnika) Desde 2016, trasladó sus instalaciones al Campus Miguelete de la Universidad Nacional de San Martín (UNSaM), donde fue alojada en el edificio de la Fundación Argentina de Nanotecnología (FAN).

El Bioquímico y doctor en Microbiología e Inmunología fue consultado a raíz del actual brote de Hantavirus presente en nuestro país y sobre los últimos avances y desarrollos que se están llevando a cabo desde Inmunova en la lucha contra el virus.

Si bien los síntomas se parecen a los de un estado gripal, se puede desencadenar el síndrome cardiopulmonar por hantavirus, el cual “es una enfermedad endémica en la Argentina cuya principal característica es una muy alta tasa de mortalidad. Se trata de una enfermedad huérfana ya que no hay vacunas ni medicamentos específicos para tratarlos; el único tratamiento existente es de sostén para evitar la muerte del paciente en terapia intensiva con el objetivo de evitar el colapso del sistema pulmonar”.

Goldbaum sostiene que en Chile se han realizado previamente estudios que han demostrado que el suero de pacientes convalecientes puede llegar a proteger parcialmente a otras personas.

“En realidad, se necesitan anticuerpos de mucha mayor potencia para poder proteger al paciente y un desafío importante es tener antisueros más potentes para neutralizar el virus”.

“Inmunova tiene una experiencia de varios años en el desarrollo de un antisuero potente para el Síndrome Urémico Hemolítico (SUH). Este antisuero es capaz de neutralizar a la toxina Shiga (la que produce el SUH) y nosotros los desarrollamos a través de ingeniería de proteínas: generamos un inmunógeno muy potente para luego inmunizar animales con el objetivo de obtener así antisueros en caballos.

Después a través de técnicas de biotecnología, los convertimos en un medicamento. Estos antisueros son similares a los que se utilizan como antídotos frente a picaduras de serpientes o de alacranes y sirven para frenar la toxicidad”. La idea es generar un antisuero similar pero que combata al Hantavirus.

El especialista explica que recientemente Inmunova firmó un convenio con la Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud Dr. Carlos Malbrán “para intentar desarrollar un antisuero que sirva como un medicamento para el hantavirus.

Podemos aportar nuestra experiencia previa en los aspectos regulatorios y clínicos del desarrollo de un antisuero. Queremos hacer ingeniería de proteínas para aumentar la inmunogenicidad para obtener así anticuerpos los más potentes posibles para neutralizar el virus”.

El Instituto Malbrán tiene una amplia experiencia en la secuenciación del virus Andes y ha demostrado hace ya varios años la transmisión persona-persona de esta enfermedad. Al contar con un Laboratorio de Bioseguridad de Tipo 3, se puede amplificar, cultivar e inactivar el hantavirus en condiciones de bioseguridad adecuadas.

“Entre ambas instituciones vamos a intentar realizar en los próximos meses una prueba de concepto: demostrar si estos antisueros son capaces de neutralizar el virus en el modelo animal de la enfermedad. Si estos resultados son positivos luego vamos a intentar realizar una estrategia de desarrollo de un medicamento para la prevención del desarrollo del síndrome pulmonar por hantavirus”, concluye el investigador.

Equipo de trabajo de Inmunova (Foto: CONICET).

El trabajo mancomunado

Noemí Gardenal es investigadora principal del CONICET (actualmente jubilada contratada ad honorem) y trabaja en el Instituto de Diversidad y Ecología Animal de Córdoba (IDEA, CONICET-UNC). Allí, lidera el La boratorio de Genética de Poblaciones y Evolución.

“En los últimos años se avanzó mucho en el conocimiento de la taxonomía y las relaciones filogenéticas de los roedores sudamericanos. Es indispensable identificar correctamente las especies en las cuales los virólogos detectan variantes genéticas de hantavirus y determinar su distribución geográfica, ya que esto define el área en la cual se pueden dar casos de la enfermedad”, sostiene la doctora en Ciencias Biológicas quien junto a su equipo estudia hace años a los roedores que actúan como hospedadores y reservorio del virus. Los trabajos publicados por el laboratorio cuentan con la colaboración de un grupo del Instituto Nacional de Enfermedades Virales Humanas Dr. Julio I. Maiztegui de la ANLIS -que son quienes realizan los ensayos virológicos- y con la participación del grupo de ecología de roedores de la Universidad Nacional de Río Cuarto.

La científica reconoce la importancia de profundizar las investigaciones para conocer cuáles de esas especies actúan como verdaderos reservorios de los diferentes virus: “es importante conocer las especies que se infectan, replican el virus, cursan viremia persistente y lo eliminan por orina, saliva, heces o sangre, manteniéndolos en la naturaleza por transmisión horizontal”.

Gardenal aclara que “en otras especies de roedores es posible detectar hantavirus como resultado de una infección ocasional, de corta duración, y por consiguiente no tienen importancia sanitaria. También se realizaron estudios en aspectos ecológicos como ciclos poblacionales en la naturaleza, preferencia de hábitats, patrones de dispersión, entre otros. Sin embargo, estos estudios se centraron principalmente en la especie reservorio del hantavirus Andes y debieran extenderse a otras especies, hospedadoras de los restantes genotipos virales”.

Para concluir, destaca el valor de la multidisciplina. “Para abordar la problemática de estas zoonosis que afectan varias regiones de Argentina es imprescindible el trabajo conjunto, coordinado, de mastozoólogos, virólogos, médicos infectólogos, ecólogos, genetistas poblacionales y especialistas en filogenia molecular; en nuestro país contamos con investigadores idóneos en todas estas áreas”.

Comentar
Este espacio de discusión que brinda Crónica, debe ser usado para que divulgues tus inquietudes, reclamos y opiniones de manera honesta y constructiva para un buen uso de este portal.
No será admitido ningún tipo de expresión que vaya en detrimento de raza, nacionalidad, condición social o sexo porque no es el contexto de discusión de este espacio.
Los comentarios que divulguen insultos, injurias, calumnias o denuncias no documentadas tampoco serán admitidas en forma anónima y en lo posible tampoco de forma registrada. Cualquier tipo de expresión que contenga los temas anteriormente mencionados serán moderados siempre y cuando parte de ello sea constructivo a la dicusión, omitiéndose o tachándose de acuerdo a lo convenido anteriormente. Si vas a exponer tus ideas, te invitamos a que lo hagas libremente dentro de un marco responsable. Para ello, acepta estos términos y condiciones.
- Publicidad -