Siete delincuentes armados asaltaron una chacra y tuvieron rehenes por equivocación

Siete delincuentes armados, encapuchados y con guantes asaltaron una chacra cercana a Trelew desconociendo que desde hace dos semanas tiene nuevos propietarios. Fue así que tras sorprender solas a la mujer del dueño y a su nuera, las ataron con alambres y sogas, y les exigían dinero y “fasos”. Cuando se dieron cuenta que no eran las personas que ellos buscaban y después de veinte minutos de tenerlas como rehenes, uno de los ladrones les pidió disculpas. Pero igualmente les llevaron el auto, varias pertenencias de la casa y dinero en efectivo.

Trelew (Agencia)El singular atraco ocurrió anteanoche –después de las 23—en una propiedad situada a unos tres kilómetros al sudoeste de esta ciudad, en un sector en donde hay varias parcelas que se llama “Chacra Montague”.

Allí vive desde hace más de quince días Estela, su marido y sus hijos. Pero el asalto lo sufrió la mujer cuando ni su esposo ni los nenes se encontraban. La mujer habló ayer con este diario y contó cómo fueron esos veinte interminables minutos que vivió con los delincuentes que creyendo que estaban tratando con la esposa del anterior dueño del lugar le exigían fasos y mucha plata. Uno de ellos le decía, según contó, “sabemos que tu esposo es transa así que queremos la droga”.

Estela en su diálogo con este medio dijo que le llevaron casi 9.900 pesos que tenía en el auto que le sustrajeron, y el sueldo que era de su madre. El vehículo que le robaron es un Peugeot 206 de color azul, con el paragolpes delantero gris claro. En los costados estaba oxidado, acotó y confirmó que el coche fue usado por los delincuentes para huir del lugar. “Se subieron los siete y se fueron: como teníamos las caras cubiertas no vimos si tenían otro auto”, añadió.

Contó, cuando se le preguntó cuál había sido la mecánica del atraco, que ella y su nuera estaban por cenar y ellos “entraron como de película”, refirió. “Todos agachados, nos pusieron un arma en la cabeza, nos dijeron que no miráramos y ahí nomas encontraron una remera y un pantalón que nos pusieron en las cabezas y nos quedamos tranquilas”, dijo.

“Había uno que hacía muchas preguntas y lo que buscaban era plata y fasos (cigarrillos de marihuana), que me preguntaban dónde tenía, pero yo les decía que no tenía, que no hace mucho que vivo en esta chacra…”, contó. Y ellos preguntaban por el dueño anterior. Se le acotó. “Claro. Y cuando les dije que hacía dos semanas que estaba acá ahí se dieron cuenta de que se habían equivocado de personas. Entonces me pidieron que les diera plata, si tenía y me decían: ´Vivís en una chacra cómo no vas a tener plata o un arma´. Así que les di las llaves del auto y la plata con el sueldo de mi madre para que se fueran”.

Luego, Estela detalló que además del auto y el dinero los delincuentes le llevaron “una pava eléctrica, perfumes, zapatillas, un taladro, un destornillador eléctrico, anillos, cadenitas; una bomba de sacar agua que teníamos y otras cosas”.

La mujer los observó “muy tranquilos” por lo que pensó que no era la primera vez que cometían un robo de esas características y cree que alguno “conocía el lugar”, que ya había estado antes en la chacra. Se le consultó si a ella o a su nuera la habían golpeado. “No. Solo nos hicieron agachar la cabeza y había uno que nos tranquilizaba”, destacó. Contó que las redujeron colocándolas debajo de la mesa del quincho en donde habían sido sorprendidas cuando estaban por cenar, “y nos ataron las manos con alambre y unas sogas”, acotó.

Subrayó que los asaltantes estaban todos encapuchados y con guantes y recordó que el asalto duró unos veinte minutos. “No se fueron hasta que les entregué el auto y la plata”, dijo y como dato curioso, Estela recordó que cuando se estaban yendo uno de los ladrones, el mayor de todos, regresó y le pidió disculpas. “Me dijo que no era la persona que ellos andaban buscando. Ahí me tiró la documentación en el piso, agarraron el coche y se fueron”.

 

Comentar
Este espacio de discusión que brinda Crónica, debe ser usado para que divulgues tus inquietudes, reclamos y opiniones de manera honesta y constructiva para un buen uso de este portal.
No será admitido ningún tipo de expresión que vaya en detrimento de raza, nacionalidad, condición social o sexo porque no es el contexto de discusión de este espacio.
Los comentarios que divulguen insultos, injurias, calumnias o denuncias no documentadas tampoco serán admitidas en forma anónima y en lo posible tampoco de forma registrada. Cualquier tipo de expresión que contenga los temas anteriormente mencionados serán moderados siempre y cuando parte de ello sea constructivo a la dicusión, omitiéndose o tachándose de acuerdo a lo convenido anteriormente. Si vas a exponer tus ideas, te invitamos a que lo hagas libremente dentro de un marco responsable. Para ello, acepta estos términos y condiciones.
- Publicidad -