Pedófilo millonario salpica al gobierno de Trump

Jeffrey Epstein

Jeffrey Epstein fue acusado hace diez años en Florida de abusar sexualmente de docenas de niñas, pero tras un acuerdo con la fiscalía apenas visitó la prisión. El fiscal de entonces, Alexander Acosta, es ahora secretario de Trabajo del gobierno de Estados Unidos.

El multimillonario Jeffrey Epstein fue acusado hace diez años en Florida, en Estados Unidos, de abusar sexualmente de docenas de niñas, pero tras un acuerdo secreto con la fiscalía apenas visitó la prisión. El fiscal de entonces es ahora secretario de Trabajo del gobierno de Donald Trump y algunos piden su renuncia.

Alexander Acosta

El diario “Miami Herald” pidió en su editorial del jueves la renuncia de Alexander Acosta de la cartera de Trabajo en Washington tras una extensa investigación sobre el enterrado caso Epstein.

Acosta, quien fue fiscal federal basado en Miami, está según el diario “éticamente comprometido” por haber aliviado con 13 meses la pena del multimillonario en un caso de abusos sexuales de menores y posible trata que podía haberlo enviado a cadena perpetua en el 2008.

“Recomendamos que Acosta renuncie a su actual cargo por permitir que un hombre rico, poderoso y conectado políticamente eluda la justicia y se salga con la suya fácilmente”, dice el editorial.

A raíz de la investigación del Herald divulgada la semana pasada, una petición en línea que exige la renuncia de Acosta tenía el jueves casi 70.000 firmas. En una entrevista a CNN, la representante demócrata por Florida, Debbie Wasserman Schultz, calificó el acuerdo de “repugnante”.

Según una de las demandas, Epstein contrató, a través de reclutadoras, adolescentes necesitadas económicamente para que le hicieran “masajes” que derivaban en abusos sexuales. Luego les pagaba 200 o 300 dólares.

Residente en Palm Beach -donde también el actual mandatario tiene su mansión de invierno-, Epstein es un adinerado financista que se codea con la elite económica y política estadounidense, como Trump y el ex presidente Bill Clinton.

Epstein hizo un trato secreto con el entonces fiscal federal Acosta sin que las víctimas fueran informadas.

El acuerdo de “no-judicialización” del 2008 determinó que el multimillonario, que entonces tenía 54 años, se declarara culpable sólo de dos cargos de prostitución y pasara 13 meses en una prisión del condado.

Epstein pasó casi toda su condena fuera de su celda, en su oficina de Palm Beach, debido a “privilegios laborales” que obtuvo a pesar de ser un predador sexual, de acuerdo a la investigación del Herald.

“Censurable pre y post #MeToo”

Las víctimas, ahora de cerca de 30 años, creen que los fiscales que se suponía que las estaban defendiendo fueron parte de un esquema de silenciamiento.

El diario identificó a 80 mujeres de cerca de 30 años que dijeron haber sido abusadas sexualmente por Epstein entre el 2001 y el 2006. De ellas, localizó a 60, cuatro de las cuales accedieron a ser filmadas.

“Lo que Acosta hizo cuando el caso Epstein cayó en su escritorio es censurable en la era pre y pos #MeToo”, dijo el medio en su editorial de este jueves.

Tras un proceso separado que llegó a tribunales esta semana, el caso volvió a la luz. En él, Epstein demandaba al abogado Bradley Edwards, quien representa a varias de las supuestas víctimas del millonario, por conducta indebida.

El asunto se resolvió el martes con un acuerdo y las víctimas, una vez más, no tuvieron oportunidad de ser escuchadas en un tribunal.

No obstante el abogado de Edwards, Jack Scarola, aseguró que el letrado trabajará para conseguir la anulación del acuerdo del 2008 y llevar a Epstein ante un jurado.

El entonces abogado de Epstein, Alan Dershowitz, estimó improbable que el acuerdo pueda ser revocado.

“Él ya cumplió su sentencia y sería una doble inculpación si lo enjuician de nuevo”, dijo.

Comentar
Este espacio de discusión que brinda Crónica, debe ser usado para que divulgues tus inquietudes, reclamos y opiniones de manera honesta y constructiva para un buen uso de este portal.
No será admitido ningún tipo de expresión que vaya en detrimento de raza, nacionalidad, condición social o sexo porque no es el contexto de discusión de este espacio.
Los comentarios que divulguen insultos, injurias, calumnias o denuncias no documentadas tampoco serán admitidas en forma anónima y en lo posible tampoco de forma registrada. Cualquier tipo de expresión que contenga los temas anteriormente mencionados serán moderados siempre y cuando parte de ello sea constructivo a la dicusión, omitiéndose o tachándose de acuerdo a lo convenido anteriormente. Si vas a exponer tus ideas, te invitamos a que lo hagas libremente dentro de un marco responsable. Para ello, acepta estos términos y condiciones.
- Publicidad -