Trump y Xi Jinping acordaron no imponerse nuevos aranceles

Los presidentes de Estados Unidos y China, Donald Trump y Xi Jinping, abrieron una tregua en la guerra comercial que mantienen desde hace meses durante una cena de trabajo anoche en Buenos Aires al término de la cumbre del G-20. La información fue confirmada a última hora por el ministro de Exteriores chino, Wang Yi.

Trump y Xi “llegaron a un acuerdo para frenar la imposición de nuevos aranceles”, dijo el ministro al cabo de una cena de ambos líderes en Buenos Aires, al margen de la cumbre del G-20.

La cena terminó sin declaraciones ni anuncios, aunque el principal asesor económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow, afirmó que la reunión entre Trump y Xi Jinping “transcurrió muy bien”, declaración que abrió la expectativa en torno de los detalles del encuentro entre ambos mandatarios y sus equipos.

Momentos después, la televisión estatal china afirmó que Trump y Xi acordaron que después del 1 de enero no se impondrán aranceles adicionales y continuarán las negociaciones.

Previo al encuentro, el diario The Wall Street Journal había revelado que ambos gobiernos trabajaban en un acuerdo para que Washington se abstenga de imponer nuevos aranceles, al mismo tiempo que Beijing aceptaría el fin de las restricciones a la compra de productos agrícolas y energéticos estadounidenses.

Pese a que no hubo ningún anuncio oficial, el encuentro en sí mismo representó un primer paso necesario: por primera vez desde el inicio de la guerra comercial los dos mandatarios hablaron cara a cara. Además, los dos se esforzaron en mostrarse optimistas al inicio del encuentro.

“Las relaciones con Xi Jinping son excelentes. Discutiremos sobre comercio y creo que llegado un punto traeremos a casa algo importante para China y Estados Unidos”, afirmó Trump ante la prensa antes de comenzar la cena.

Xi también coincidió en el planteo. “Ha pasado cierto tiempo desde nuestro encuentro anterior… Muchas cosas han pasado en el mundo. Solo con la cooperación entre nosotros podemos garantizar los intereses mutuos de paz y prosperidad”, sostuvo ante la prensa y destacó la “amistad personal” que mantiene con su par estadounidense.

Los dos mandatarios se juntaron en uno de los salones privados del Palacio Duhau Park Hyatt, el lujoso cinco estrellas de Recoleta donde se hospedó el mandatario estadounidense.

A lo largo de dos horas y media intentaron poner fin a la escalada arancelaria y tranquilizar a los mercados e inversores internacionales con una comida de tres pasos y de un buen vino argentino: ensalada de vegetales de estación con una mayonesa de albahaca y una emulsión de parmesano; solomillo grillado con cebollas moradas, ricota de cabra y dátiles; y un postre de panqueques de caramelo con chocolate crocante y crema fresca.

Trump había presentado el encuentro como una oportunidad única para que Xi acepte sus exigencias de reforma de las prácticas comerciales chinas o, de lo contrario, sufra nuevos aranceles a productos chinos.

El mandatario estadounidense, quien ya impuso aranceles de un exorbitante 10% a importaciones de productos chinos por 250.000 millones de dólares, ha desechado el tradicional libreto librecambista de su país desde su inesperado triunfo electoral de 2016, con la promesa de proteger a los olvidados trabajadores industriales y poner a “Estados Unidos primero”.

Xi, en cambio, se presenta como el defensor de un capitalismo global estable, una transformación impensada para el líder de un Estado comunista cuyo ingreso a la OMC, hace dos años, desató polémica y aún es resistido por Washington.

En su intervención ante sus socios del G-20, Xi había afirmado que las grandes economías “deberían defender el libre comercio y un sistema comercial multilateral basado en reglas”, aunque, en un guiño a Trump, el mandatario chino prometió hacer más para abrir la economía de China.

“Continuaremos profundizando las reformas de mercado, protegiendo los derechos de propiedad y de propiedad intelectual, alentando la competición justa y haciendo más para expandir las importaciones”, agregó.

 

Comentar
Este espacio de discusión que brinda Crónica, debe ser usado para que divulgues tus inquietudes, reclamos y opiniones de manera honesta y constructiva para un buen uso de este portal.
No será admitido ningún tipo de expresión que vaya en detrimento de raza, nacionalidad, condición social o sexo porque no es el contexto de discusión de este espacio.
Los comentarios que divulguen insultos, injurias, calumnias o denuncias no documentadas tampoco serán admitidas en forma anónima y en lo posible tampoco de forma registrada. Cualquier tipo de expresión que contenga los temas anteriormente mencionados serán moderados siempre y cuando parte de ello sea constructivo a la dicusión, omitiéndose o tachándose de acuerdo a lo convenido anteriormente. Si vas a exponer tus ideas, te invitamos a que lo hagas libremente dentro de un marco responsable. Para ello, acepta estos términos y condiciones.
- Publicidad -